domingo, abril 12

Viajando por Alaska




Hay un viaje que recomiendo a todo aquel aventurero que ose pisar suelo alaskeño durante los meses de invierno. O primavera, que para cuestiones de fríos viene a ser lo mismo, pero con un bastante más luz. Llevábamos ya un tiempo queriendo hacer este recorrido, y la visita de mis suegros finalmente logró que hiciéramos un hueco en nuestra vida diaria y nos tomásemos una semanita de vacaciones para conocer Alaska más allá de nuestra tundra.

El primer destino fue Fairbanks, una de las tres "ciudades" de Alaska, la que está más al norte. No llega a estar dentro del círculo polar ártico, pero le falta poco. Si entrecomillo la palabra ciudad, es porque más que una ciudad, Fairbanks en realidad es un pueblo grande. Las casas y los negocios están muy espaciados, con lo cual de extensión es amplia, pero con una población de tan solo unos 30,000 habitantes. Tiene una Universidad bastante buena desde donde hay, indiscutiblemente, las mejores vistas de la ciudad. Hacia el sur hay una impresionante cordillera de montañas que en pleno invierno ha de ofrecer unos espectáculos increíbles de amaneceres tardíos que se transforman en atardeceres tempranos, como sólo se pueden ver en estas latitudes.

Después de pasar un par de días en Fairbanks, cogimos carretera y manta y nos fuimos como a una hora de viaje, a un hotel que hay perdido de la mano de dios lejos de toda civilización. El hotelito en sí tiene básicamente dos atractivos tremendos. El primero es un lago de aguas termales. Y os aseguro que cuando fuera hacen a 20 grados bajo cero, bañarse en un lago caliente es toda una experiencia. Desde el inevitable paseíllo al aire libre en bañador, hasta el pelo congelado por el vapor de las aguas en contacto con el aire tan frío, pasando por el gustazo de salir al frío cuando tienes el cuerpo recocido del agua caliente. No tiene desperdicio.


El segundo atractivo, es sin duda alguna, las auroras boreales que en esas latitudes se ven muy a menudo. De tres noches que pasamos en el hotel, las vimos dos. La primera noche simplemente estaba nublado. Para describirlas no hay palabras, así que ahí va una imágen.


La segunda parte de la aventura fue un viaje en tren desde Fairbanks a Anchorage. Doce horas de impresionantes paisajes helados que pasaron volando. Montañas, ríos, valles, más montañas, más ríos, más valles... Cada recodo era un mundo singular. Y en el cielo, ni una sola nube, lo que nos permitió disfrutar de los paisajes hasta donde alcanzaba la vista.


Ojalá hubiesen sido más días, se nos hizo muy cortito a todos. Pero aún así, el viaje fue de esos que con el tiempo se vuelven totalmente inolvidables. Lo dicho, si alguien se anima, yo hasta os acompaño, que no me importaría nada repetirlo.

32 comentarios:

Ñoco Le Bolo dijo...

Con la mirada en Alaska...

¡Ya era hora!
Y da gusto leer esas crónicas del frío.
Sobre tu invitación... no sé no sé. Si es a gastos pagos... Yo llevaría el aguardiente y los pimientos de Padrón.

Me alegro de que hayas regresado.

...bicos ricos

CristalRasgado & LaMiradaAusente
_____________________________

Paquito dijo...

¡Qué gozada poder volver a leerte! :-))

Obviamente, todo el post me ha encantado PERO, eso sí, lo que me ha dado envidia de la mala, envidia de la gorda, ha sido ver la fotografía de la Aurora Boreal y el pensar que en tres días viste 2...

Es algo que, todavía a día de hoy, nunca he podido ver (y mira que me encantaría :-)).

Un abrazo enorme,

Paquito.

Nür dijo...

Qué alegría da ver tu blog en negrita en las RSS!!! Actualización!!!
Fairbanks fue nuestra asignatura pendiente; ahora sólo deseamos volver a Alaska para dejarnos caer por allí y por Barrow. Qué envidia más gorda me das!
Besitos,
Nür

Belén dijo...

:)

Me gustas aún viajando y sin venir...:P

Besicos

Lorena dijo...

¡Hola Miriam!, pues espero ver algo de eso prontito, porque estamos machacando google buscando Aniak a cada momento. Y bueno, a diario cotilleando a ver si actualizas, que te nos haces de rogar... Un abrazo y espero que ¡hasta pronto!.

Irreverens dijo...

Siempre me ha llamado la atención esa parte del mundo, pero desde que te leo, que tengo más claro que nunca que yo tengo que visitar Alaska... algún día.
:)

¡Qué preciosidad!

El Santy dijo...

Tiene que ser la releche estar en el agua calenticos y ver la nieve a cuatro dedos de tu nariz

Cris dijo...

Me parece increible, un sitio que merece la pena conocer aunque al final siempre acabemos en la playa. Yo hace ya tiempo que me ronda la cabeza hacer un viaje de ese tipo y experimentar esa naturaleza, ver la aurora boreal, saborear la inmensidad y el silencio... Un saludo!

elimary dijo...

Impresionante!!. De hecho, me muero por ir...

Meiga en Alaska dijo...

Confieso sentirme emocionada por vuestra bienvenida... A veces me falta inspiracion para escribir, o sera pura dejadez, quien sabe :) Pero regresar y ser recibida con tantas alegrias es muy emocionante. Gracias, de veras.

Un beso enorme a todos

la granota dijo...

Si yo animada estoy... :)

Es verdad, eres una tacaña de las letras y de las fotos!!

Y siempre son bienvenidas las bellezas que nos muestras y cuentas!!

así que a prodigarse!!

Anónimo dijo...

Las fotos de auroras no están mal, pero, según me han contado, no quedaron muy bien porque no tenías no-se-qué trasto para que quedaran supermegaguay. ¿Qué es lo que le faltaba a ese peaso de cámara que tienes?

JJ

Meiga en Alaska dijo...

JJ, serás exquisito, carallo :) No están mal, no están mal... aaaayyyyyy. :)

Lo que le falta a mi cámara es el chintofanillo ese que se enroscaba en las cámaras manuales antiguas que te permitía hacer fotos de larga exposición sin tocar la cámara ni el disparador. Es uan de las cosas que se me quedaron en el tintero por investigar cuando compré la cámara y por vaga, me quedé sin solucionarlo antes de ver las auroras. Pero ya habrá ocasión, habrá...

Abi dijo...

Que lindas fotografias, que si salieron bien o mal... que mas da! A mi me parecen perfectas!! Tengo un hermano antropologo y yogi al que le encantaria hacer ese viaje! Voy a ponerlo en contacto contigo.
Un abrazo caluroso.

Anónimo dijo...

No es que sea exquisito. Estoy seguro de que no estás satisfecha con cómo te quedaron, y sé cómo te quedas cuando, amando la fotografía, no eres capaz de plasmar la belleza de lo que ves, en este caso, las auroras. Sin embargo, tienes muchas razones para compensar esa desazón: Las fotos en el museo de hielo, por ejemplo, son magníficas, no sólo en color sino en composición. Y además, lo tienes muy fácil para volver a fotografiar auroras, no como nosotros... Así que el año que viene a lo mejor les hacemos fotos juntos, pero para mí será la única oportunidad, así que más vale que me pille el chiliflostio recontramétrico...

JJ

maria jesus dijo...

Que bien que hayas vuelto a escribir, es un gusto leerte.
Por otras parte desde que vi "doctor en Alaska" estoy deseando conocerla, solo faltaban tus relatos.
¿Para cuando el libro?
Un abrazo

Juana dijo...

¡Que maravilla! Creí estar allí en ese agua caliente y ese ambiente frio, esta mañana después de una "sesión" de Uvi, necesitaba algo amable que leer y que imaginar, gracias.

Nick: (Luz) - Asturies dijo...

Me alegro tanto de leerte!!!!! te echaba de menos. El viaje debio ser maravilloso ami me encantaria el recorrido en tren y por supuesto ver una aurora boreal uf!! disfruta todo lo que puedas del luegar donde estas y aprovecha todas las oportunidades que se presentan, Besos guapa y hasta pronto!.

batzk dijo...

Que fotos increibles...
Cuando mencionaste lo del cabello congelado, me vino a la mente una imagen de un changuito con las mismas caracteristicas, jajaja.
Un gustazo volverte a leer.

EVA dijo...

Gracias guapa!
Impresionante ese viaje UFFFF

Quique dijo...

en dos palabras: im - presionante

JOAKO dijo...

Me encantaria ver la aurora boreal, aunque fuese tan solo una vez

√ Lolylla √ dijo...

No te imaginas cuanto me hubiera gustado vivir lo que nos has narrado....

saudiños!!

Anónimo dijo...

Contigo.... al fin del mundo... Uyyyy justito donde estás....Mira tu por donde el dicho se ha hecho carne. Bikos
Ana P.

albatros dijo...

Sin duda que tu relato ofrece datos que animan a visitar Alaska. Que haría yo con una buena cámara con las “Auroras” a mí alrededor. Sl2

peke dijo...

Por fin. Non hai que tardar tanto en escribir, querida, que nos tes a todos impacientes.
Bicos e graciñas por este post.

Inmaculada (Adi) dijo...

El balneario en cuestión es Chena Hot Springs? gozada de sitio... nos encantó.

Desammaria dijo...

Hol, acabo de descubrir tu blog y me ha encantado, la verdad es un placer leer tus aventuras, me parece increible que vivais en Alaska, creo que soy una comodona de mucho cuidado y cuando leo que habeis estado casi congelados dentro de casa uffff, yo no podria te lo aseguro.
Espero que haya pasado ya lo de las inundaciones, y que vuestra casa este fuera de peligro y que sigas subiendo posts, creo que me he enganchado a tu blog, besitos desde España.

Roser Coscojuela dijo...

Estoy por Alaska descubriendo la magia de por aqui.
Ahora es verano y hace calor. Hoy he cruzado el circulo polar artico.
Toda una experiencia con calor.
Un abrazo desde Faribanks.
Te encontre a traves de Educador social en Alaska y me ha encantado leerte antes de venir y ahora te escribo desde aqui.

Roser Coscojuela dijo...

Estoy por Alaska descubriendo la magia de por aqui.
Ahora es verano y hace calor. Hoy he cruzado el circulo polar artico.
Toda una experiencia con calor.
Un abrazo desde Faribanks.
Te encontre a traves de Educador social en Alaska y me ha encantado leerte antes de venir y ahora te escribo desde aqui.

Roser Coscojuela dijo...

Estoy por Alaska descubriendo la magia de por aqui.
Ahora es verano y hace calor. Hoy he cruzado el circulo polar artico.
Toda una experiencia con calor.
Un abrazo desde Faribanks.
Te encontre a traves de Educador social en Alaska y me ha encantado leerte antes de venir y ahora te escribo desde aqui.

Roser Coscojuela dijo...

Estoy por Alaska descubriendo la magia de por aqui.
Ahora es verano y hace calor. Hoy he cruzado el circulo polar artico.
Toda una experiencia con calor.
Un abrazo desde Faribanks.
Te encontre a traves de Educador social en Alaska y me ha encantado leerte antes de venir y ahora te escribo desde aqui.