jueves, febrero 7

Cercanía



"Cuentos a media tarde"
Amiak, AK
Julio 2007


Solía ser que cuando uno cogía las maletas y lo dejaba todo para irse a algún lugar lejano, el lugar de acogida se definía claramente por ese adjetivo. Era lejano. Tal vez incluso muy lejano, otro mundo. Solía ser también que el único medio de comunicación era el correo, y que las cartas a veces tardaban años en llegar. Eso si llegaban. Luego, con los anõs y el uso más generalizado del teléfono, empezamos a poder hablar directamente con los seres queridos. Tardabas horas en conseguir conferencia internacional y cuando finalmente funcionaba la línea no se sabía cuándo duraría la conexión, pero ya era mucho. De todos modos, solía ser que si estabas lejos, estabas lejos y la distancia era patente.

Hoy en día, con todos los inventos tecnológicos que han pasado a formar parte de nuestra vida diaria, esas distancias de antaño han dejado definitivamente de existir. Y el gran culpable de que ese cambio esté siendo tan drástico es, sin duda, Internet.

Para empezar, si no fuese por Internet, yo no hubiese nunca conocido a David. Si no fuesa por Internet, David nunca hubiese encontrado este trabajo en Alaska. Y si no fuese por Internet, yo nunca hubiera asentido a dejar mi vida en la ciudad y mudarme a Aniak.

Venirme a un pueblito al borde de la tundra del suroeste de Alaska no era algo que yo imaginaba que me depararía el futuro. Un pueblito donde vivimos 527 de las 13.000 personas que habitan en la cuenca del Kuskokwim, cuya extensión es aproximadamente la mitad de España y donde lo más fácil es sentirse aislado e incomunicado. Un pueblito donde no hay móviles porque la cobertura queda a muchos cientos de kilómetros de distancia. Un pueblito a donde sólo llega una emisora de radio, la KYUK de Bethel, que se me hace medio surrealista porque mezcla la música de mi adolescencia (Sex Pistols, AC/DC, Led Zeppelin...) con largas y pausadas charlas en Yup'ik, idioma que no entiendo. Un pueblito al que no nos hemos traído una tele porque ya hace años que no usamos. Un pueblito que en definitiva está lejos. Muy lejos. No de Siberia por supuesto, Siberia está a un par de horitas en avioneta. Pero sí de toda la gente que amo, de todo lo que conozco, y de todos mis otros sitios favoritos del planeta.

Por suerte, en ese pueblito lograron poner conexión a Internet vía satélite 3 meses antes de nuestra llegada. Y de repente ese pueblito ya no parece estar tan lejos. Desde ese pueblito perdido en el medio de una de las más vastas extensiones de naturaleza salvaje que existen en el planeta, abro ventanas a otros mundos cada día. Se me cuelan en casa mis amigos a charlar por las mañanas, aparece de pronto el abuelo a disfrutar un rato de la sonrisa de su nieto, se pasa la yaya a cantarle unas canciones a Naím en la cocina, saludo a unos y a otros cuando me los encuentro por las calles virtuales, encuentro retazos de otras vidas que no conozco en persona pero con los que disfruto leyendo...

Y aunque es cierto que los sentidos del tacto, gusto y olfato no pueden explayarse en la presencia de los que estando lejos están a la vez tan cerca, la vista y el oido sí pueden. Y ya que parece que poco a poco vamos añadiendole sentidos a la experiencia de la distancia, quizá un día terminemos por poder oler, saborear y tocar a los que tenemos lejos. Quién sabe.

De todos modos, hoy en día y aunque incompleta la experiencia, la compañía la siento muy real y la sensación de soledad y lejanía se hacen menos intensas. Gracias por estar ahí.

38 comentarios:

Irreverens dijo...

Te comprendo muy bien (salvando las distancias).
:)

Oye, los de la foto son tu familia. ¡Qué majos!

Por cierto, yo tampoco hubiera conocido a mi Adri si no hubiera existido Internet, como tampoco podría trabajar de lo que trabajo, ni estaría manteniendo el contacto con mi familia y amigos (estos últimos esparcidos también por el mundo).

¡Viva Internet!

Besos

circe dijo...

Me tienes impresionado.....menudo cambio drástico....yo no sé si podría!!!. Me alegro entonces de todo lo que ha debido suponer y supone para ti internet....

El lenguaraz dijo...

Buenos días Mirita, estoy encantado con Ud., porque no es una mujer cómoda, que no mide el calibre de los inconvenientes para dar alas a sus amores y ansias de conocer otras realidades. Sé que esto es muy galego, pero no deja de sorprenderme y alegrarme esa visión del mundo cuando, aún sin intención, la compara con ese consumismo frenético y comodón que ha terminado de ser la seña de identidad de los habitantes del ¿primer? mundo. Además, gracias a Internet también nosotros podemos saber de Ud. e iluminarnos con su sonrisa límpida y luminosa, y su forma de sentir la vida. Gracias a Ud. querida.

Belén dijo...

Bueno, gracias a Internet te he conocido, y no me arrepiento, aunque no seamos de la familia ni de los que nos amemos, al menos estamos al ladito...

Joder, que frío debe hacer ahí :S

besicos

Anna dijo...

Te he dejado una sorpresita en mi blog...

Paquito dijo...

Jarl: ¡Eres la versión femenina de Doctor en Alaska! :-))))

Lo importante (que es lo que le explico a la gente, viviendo como tu en el extranjero) es ver las cosas buenas que estas cosas nos aportan: estás lejos, te sientes solo y demás pero al mismo tiempo descubres otros lugares, otras gentes, otras culturas y otras formas de vida...

Tu crecimiento como persona se dispara y eso es algo que nadie te puede quitar :-))

Te meto en el RSS de que ya y te mando un cordial saludo desde Amsterdam (una de las ciudades con mayor densidad de población del mundo :-)).

Paquito.

Nosotras mismas dijo...

Hola,

Me llevo tu post para leerlo más tarde, las prisas y las responsabilidades, me hacen posponer los buenos momentos.

Besos.

Jesus Dominguez dijo...

Debe ser muy difícil.

Un abrazo desde Sevilla.

Jesús.

Isabel dijo...

Qué foto más hermosa,amiga;y además llevas tanta razón en cuanto a la relatividad de las distancias.Algunas veces cuando hablan de globalización, seguramente, tú te ries,y yo también.
Creo que después de todo,cada cosa sigue en su sitio y el corazón en todas partes.Un abrazo especialmente cercano.

Lúzbel Guerrero dijo...

¡PLÍÑ! un diez en lo de la Meiga (que las hay haylas (sino de qué va a sonreir con esa rasca)

Lúzbel Guerrero dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Fini dijo...

Gracias a ti, por hacernos ver que hay una gallega, sino en la luna, si en Alaska :-D anda y me quejo yo.... besos, biquiños y besiños :-D

Meiga en Alaska dijo...

IRREVERENS: Si, los de la foto son mis hombres. Les encanta leer cuentos a los dos :) parece que tenemos algunos paralelismos vitales tú y yo, eh! :)

CIRCE: Gracias por tu visita. Sí, ha sido un cambio drástico y me costó mucho decidirme a hacelro. pero no me arrepiento en lo más mínimo :)

LENGUARAZ: Gracias por tus palabras. Tan gentil como siempre. Un abrazo.

BELEN: Razón tiene, maja. Es un honor haberte conocido por estos lares. Gracias por mostrar una parte de tí en Internet. Besotes.

ANNA: Gracias por el premio, hija, voy a tener que empezar un estante para las menciones honoríficas, qué cosas. Creo que de nuevo me salto las reglas, y se lo reparto a todo el mundo qeu me visita, que cada vez soisi meas y me tenéis alucinada :) Besos.

PAQUITO: Jejeje, pues sí, pero esto es mucho meas agreste que Cicely, te lo aseguro. Tienes razón qeu lo de irse lejos tiene su lado positivo, y es en el que hay que fijarse para no morirse de morriña :) Bienvenido.

NOSOTRAS: Llévatelo con todo gusto. Y bienvenida.

JESUS: Es difícil a ratos. Otros es facilísimo :) Bienvenido por aquí.

ISABEL: Gracias por ese cálido abrazo. Te lo devuelvo con un poco de calor del fuego de mi estufa añadido :) Besos

LUZBEL: Jejeje... siempre hay motivos para sonreir, aunque estemos a 40 bajo cero. Te lo aseguro :)

FINI: Más besos para ti guapa

Limaco jolgorioso dijo...

Esta fotografía está muy bien, Meiga.
Desde el fondo del aire, de la luz, de los electrones eléctricos y fecundos que nos permiten estar tan cerca, contra la niebla dorada de la ciudad que hoy nos cubre con su velo y su canto silencioso, te doy las buenas noches a las 23:41.
J,

El Mostro dijo...

Se que hay chinos en todos lados, peruanos en Helsinski y argentinos en Liverpool, pero que hace una gallega en Alaska?
Mis abuelos eran de Galicia, cerca de la frontera con Portugal.

Un saludo mostro desde Mosterio.

karen dijo...

Y así, justamente así, leyendo palabras como las tuyas, es como me vuelvo regular en ventanas ajenas....

Pretendiendo una cercanía que sabemos inexistente pero que realmente sentimos, en palabras, relatos, en vínculos, en la maravillosa admiración de la vida a través de los ojos de alguien más....

Que tengas un buen fin de semana....

camileando dijo...

hola. Vengo llegando de la playa, del calor, del sol; y visito tu página y me encuentro con estos parajes hermosos, tu travesía del río, tu falta de agua por semanas, y tu "soledad acompañada".
Efectivamente estamos en dos mundos totalmente distintos, en lugares opuestos del globo terraqueo. Pero pese a eso, me gusta leerte y pese a la distancia, se siente cierta cercania.

Muy buena la foto.

Raquel dijo...

Hermosa la foto y bonito el post también.
Un abrazo

Mandarina azul dijo...

Me encanta la suavidad con la que escribes acercándonos a tu vida.

Y esa fotografía... qué maravilla. Me encanta.

Gracias a ti, por dejar que nos acerquemos, desde "tan lejos.
Este "cerca-lejos" no es el que nos explicaron en Barrio Sésamo, eh... ;)

¡Un beso, Meiga!

Veca dijo...

Me encanta leer tus historias y tus reflexiones sobre la vida que llevas ahí.
Te puedes creer que acabas el post con la misma frase con el que yo empecé el último mío?? jeje.

EVA dijo...

..cierto, a mí también me recuerdas aquella serie tan chula....Doctor en Alaska............

..........niña, aún así, menos mal que existe internet...yo te comprendo, aunque ya no estoy en el destierro.......por fin....

Ahora sólo quiero playa....y salir de vez en cuando por ahí "mu" lejos..

Bonita familia, y sí, eñ Albaycín también es precioso

Patricia Cruzat Rojas dijo...

Meiga, que razón que tienes, no sería lo mismo la vida tuya y de muchos sin internet.

Lo que cuentas es increible, tan poquitas personas....y un mundo afuera al que puedes llegar y que llega a tí!!!!

Mis padres se fueron a vivir al campo muy lejos de la ciudad en la punta de un cerro frente a un volcan...yo lloré mucho...pero ya lo puedo enfrentar...en la punta del cerro hay internet y con mi madre puedo chatear.

Viva el internet!!!

Un abrazoooooooooooooo desde aquí
Paty.Difusa

pd: que lindas las fotos que se van cambiando a unlado de tu blog, me encantó, es muy difícil de hacer?

Meiga en Alaska dijo...

LIMACO: Me legro de que te guste la foto. Son mis dos mejores modelos estos chicos :)

EL MOSTRO: Pues ya ves, igual que todos los qeu emigran, aqui estoy en Alaska, viviendo la vida e intentando cada día disfrutar al máximo de las sorpresas de la vida.

KAREN: Me alegro de que hayas regresado por aquí. Espero qeu tú también tengas buen fin de semana.

CAMILEANDO: Uy la playaaaaaaa... que envidia me das ahora mismo :) Gracias por venirte al Polo después de tu playa. Besos.

RAQUEL: Bienvenida. Gracias por la visita. Me alegro de que te guste por aquí :)

MANDARINA: Gracias por tus elogios :) Y sí, este cerca-lejos no es el de Barrio Sésamo, cuanta razón tienes :)

VECA: Las coincidencias de la vida, eh! Voy para allá a leerte.

EVA: Pues sí, pero te juro que el pueblo de Doctor en Alaska era una gran urbe cosmopolita en comparación con esto. Yo también quiero playaaaaaa :) Besitos.

PATRICIA: Cuántas relaciones quedarían medio abandonadas a su suerte si no fuese or Internet, al verdad. Lo de las fotos que pasan es una función que permite el mismo blogger. Si necesitas más ayuda, puedes escribirme un correo. Mi dirección está más arriba, debajo de mi perfil, a la derecha de los posts. Un abrazo.

Ivana Carina dijo...

Meyga!
Que bonita historia!!!
La foto es preciosa!
Menos mal que tenés Internet para "charlar" con tu familia, amigos, conocidos....
Y por tu descripción, ese pueblito es una belleza!!!
Algún día iré a conocerlo! ji,ji,ji,jii!
Saluditos desde la Patagonia!
La otra punta del mundo! ajajjaa!!

Lore b dijo...

me hacés acordar a la abuela de mi marido cuando apareció el fax en nuestras vidas...ella decía muy entusiasmada: "o sea que si yo le quisiera mandar una carta a mi tío Pepe de Italia, la meto en el teléfono y a él le sale la carta alla?" si, le respondíamos, si él tiene fax la recibe y si no tiene te puede dar el Teléfono de laguien con fax y le mandas la carta. Querés mandarle alguna, averiguamos si tiene fax, lo llamamos y vemos?. Y ella nos dijo: él se murió pero hubiera sido lindo que ésto se inventara antes....

irene dijo...

la verdad le agradezco mucho a quien se inventara esto la cercanía cotidiana que podemos compartir..
eres la mejor narradora del cotidiano
te adoro

Madame Vaudeville dijo...

Estoy con Belén. Gracias a Internet nos hemos conocido... La imagen es preciosa; una delicia.
Yo la siento cerquita, meiga linda. Le mando un trocito de Galicia en forma de besos. Mua!

Carlos dijo...

Hola! Desde el cálido Al andalus ya miro con envidia la nieve y todo lo que represente el concepto de invierno, que aquí ya mismo será algo para ver en un museo.
Vengo del blog de Anna y tras viajar por Amsterdam con Paquito cambio las bicis por un trineo para continuar viaje hasta aquel pueblín (soy de origen astur :p) y darme cuenta de que es en esos lugares cuando se aprecia el verdadero valor de internet que es mucho mas que darle clik a un botón y asumirlo como parte ya de lo cotidiano. Pero sobre todo apreciar que existe aún mucha vida y mundo por vivir y conocer y que no es tan pequeño todo y leyéndoos descubro cuanta belleza nos rodea.
Un abrazo y enhorabuena por el premio!!

Marinha de Allegue dijo...

Enténdote perfectamente eu tamén lle estou eternamente agradecida a internet, pero esa é unha historia longa e non é este o meu espazo...

Disfruta de todo o que tes en Alaska e alá onde vaias.

Beijossssss.
:)

peke dijo...

Si, salvando as distancias, internet foi para min todo un descubrimento. Graciñas por estar aí. :)

Abismo Ínfimo dijo...

Uno te siente tan cerca..., aunque uno se imagina lo lejos que estás y se admira de tanto desarrollo tecnológico. Ojalá tanto avance consiga frenar los tantos males que aquejan a nuestro planeta. Desde Madrid, a unos 12000 kms?, un beso cercano.

Meiga en Alaska dijo...

IVANA: Gracias, me alegro de que te guste lo que ofrezco. Y sí, a mí también me gustaría viajar allá tan lejos a conocer tu tierra. Quizá algún día... Abrazos.

LORE B: Me hizo mucha gracia la historia del fax que cuentas :) Imagínate qué raro habían de sonar todos estos inventos a gente que ha vivido al mayor parte de su vida en otros tiempos menos tecnológicos. Abrazos.

IRENE: Qué sería de nosotras sin este invento, cosita linda?

MADAME VAUDEVILLE: Gracias, ese beso con forma de galicia (o viceversa) me ha llegado al alma :)

CARLOS: Vaya viajes te estás dando por el mundo a cuenta de los blogs, eh! Me encanta poder viajar así cuando no puedo salir de casa porque hacen 40 bajo cero! :) Bienvenido y cuando quieras aquí estamos :)

MARINHA: Comparte lo que quieras en este espacio también, es para todos :) Biquiños a gogó.

PEKE: gracias a tí por pasarte a leer. Bicos.

ABISMO: Gracias por pasarte desde tan lejos ;) Y sí, ojalá tanta tecnología sirviese para arreglar desastres en este planeta nuestro... Besos

mueja dijo...

Ola meiga
Pois si que chegaches lonxe.
Pasarei a fecer algo de compañia para que non te sintas lonxe.

Un bico

Pau Llanes dijo...

hola, de nuevo... sigo disfrutando con tu lectura... Acabo de componer un texto acerca de la poligamia, aunque no sé si es muy apropiado a tres días de San Valentín... jajaja... bueno, es amor, ¿no?... así que espero que le echeis un vistazo antes de ir la cama y lo recomendeis a vuestros amigos enamorados, aunque sean monógamos convencidos... Y ojalá vuestros hermosos pensamientos florezcan en mi corazón... saludos... pau

Rifo I de Zeuquirne dijo...

Pois eu tamén lles estou moi agradecida as novas tecnoloxías, sobre todo ó internet, porque vivo nun pobo moi pequeno e internet permíteme por exemplo estudar na universidad a distancia, andar polo mundo inda que sexa virtual e sobre todo coñecer a xente fantástica coma ti,
Bicos-

pandora dijo...

me encanta ver "o leer" como vivien otras personas será mi lado cotilla supongo, me encanta disfrutar de paisajes que me son lejanos y vivirlos a través de otras personas, ahora mismo no se me ocurre nadie conocido que esté tan lejos como tú. Todo un placer disfrutar de un café virtual leyéndote.

un beso, pandora.

La interrogación dijo...

La verdad es que no sabía las circunstancias por las que te has ido tan lejos, pero me alegro de que haya estas posibilidades gracias a internet.

un besorrio!!!

Desesperada dijo...

desde que escribí la primera línea de mi blog me di cuenta de que este mundo era maravilloso, nuevo y lleno de posibilidades... como la de conocer gente que, de otro modo, jamás conocerías. he estado lejos de casa muchas veces, ojalá hubiese tenido internet a mano! bicos!