miércoles, marzo 19

Al rescate



"Colores del atardecer"
Aniak, Alaska
Julio 2007


No es infrecuente que por estos lares, los equipos de rescate del pueblo tengan que salir a buscar a gente que se pierde por la tundra o las montañas de alrededor. A los que se quedan tirados con la moto de nieve estropeada o sin gasolina. A los que un temporal sorprende y hace perder la orientación. También a los que, borrachos y con calcetines de algodón, salen sin rumbo dejándose en casa la precaución y el sentido común, amén de esenciales prendas de abrigo imprescindibles en esta época del año.

En Alaska nunca sales al monte sin que alguien sepa exactamente a donde vas. Tampoco es buena idea irse solo a ninguna parte. Una paseo de veinte minutos por el camino de siempre al lado de casa puede convertirse fácilmente en cinco horas de dar vueltas en círculos por un bosque tan caótico que la visibilidad a más de 10 metros es absolutamente nula. Se hace imprescindible salir a cualquier lado con un equipo de supervivencia básico (o no tan básico), ropa de mucho abrigo y un rifle.

En el pueblo contamos con uno de los mejores equipos de servicios médicos de emergencia de la zona. Desde que en 1993 su hijo fuera arrollado por un coche y pasase una hora tirado en la nieve esparando ayuda, Pete se ha dedicado a crear y mantener un unidad de servicios médicos de emergencia en el pueblo. Son los archiconocidos "Dragon Slayers." Han sido reconocidos por el estado de Alaska en varias ocasiones como el mejor equipo de rescate de emergencia del estado. Esta extraordinaria unidad funciona a base de voluntarios y lo que la hace realmente única es que está formada exclusivamente por estudiantes del instituto del pueblo. Aquellos que buscan algo significativo que hacer con sus vidas terminan yendo a Pete y entrenándose con él, primero como "Lizard Killers", para luego graduarse y pasar a ser formalmente "Dragon Slayers". Hubo varios años, incluso, en los que el equipo estuvo formado exclusivamente por mujeres.

Si alguien desaparece en el pueblo, lo primero es ponerse en contacto con Pete lo antes posible. Con su ayuda y la de amigos y familiares, se monta un equipo de rescate al que la policía local aporta avionetas para la búsqueda desde el aire. Los Dragon Slayers están preparados para estar allí en un momento si se hace necesaria la ayuda médica de emergencia.

Esta mañana se ha tenido que formar un equipo de rescate. Ayer por la tarde el jefe de David y otro compañero de trabajo, que también es nuestro amigo más cercano en Aniak, fueron a pescar en el hielo a unos 50 km del pueblo. David no fue con ellos porque nuestra moto de nieve se estropeó dos días antes.

Una llamada angustiada de la mujer del jefe nos alertó de su desaparición a primera hora de la mañana. Un equipo de rescate que incluia dos avionetas estuvo buscándoles por la tundra desde el amanecer. Inmóviles entre la impotencia y la espera, pasamos todo el día pensando en las explicaciones posibles para su desaparición, intentando descifrar un futuro inexistente, y lanzando plegarias al aire para que regresasen sanos y salvos.

Es en momentos así cuando vuelan a la mente hasta los dioses de la infancia, de la mano con todas aquellas otras cosas en la que creemos o queremos creer. Cualquier cosa que nos haga pensar que algo más poderoso está escuchando nuestras peticiones. Por favor, que podamos invitar a Mike a cenar a casa esta misma noche y que nos cuente su aventura entre risas mientras nos tomamos un licor café o un pacharán de sobremesa. Por favor, que Calyvino vuelva a reunirse con su familia y a continuar llevando, aunque sea a trompicones, la organización que tiene a su cargo.

Estaba escribiendo este post para lanzarlo al aire como una plegaria más y según iba a apretar el botón y publicarlo, sonó el teléfono. Los habían encontrado. Se quedaron sin gasolina tras perderse en la tundra por la nevada que les pilló. Estaban bien. Y ni siquiera fueron necesarios los servicios médicos de los Dragon Slayers. Iban lo suficientemente preparados para poder paasar la noche acampados fuera en caso necesario.

Así que ahora, después de la entrañable y graciosísima cena a la que pusimos broche de oro con el rico Pacharán traído por la tía Esther (que nos está visitando y por cierto, se lo está pasando de maravilla), sonrío para dentro y le lanzo un guiño a esos dioses de mi infancia y a todos los demás que me acompañan en este viaje de la vida. Gracias.



Por cierto, gracias también a Rayco por darle otro reconocimiento más a las crónicas polares de esta chica de provincias :) Se agradece el detalle y el cariño.

62 comentarios:

Pau Llanes dijo...

Los viajeros y exploradores bien sabemos de la necesidad de estos ángeles de la Guarda de los caminos... Nunca me ha pasado perderme o necesitar sus asistencia, pero me siento más tranquilo cuando sé de su exsitencia... Alguna vez estuve en el límite de mis fuerzas... Bueno, meiga, que pasé para decirte que por fin he terminado de escribir la “crónica” de mi viaje sentimental a Tenerife, la ballena-isla-volcán… La he compuesto en cinco capítulos y una entrada-puerta que puedes seguir de corrido, de arriba abajo, en mi Blog… Es mi regalo para tus ojos esta Semana Santa… Ojalá te guste esta literatura de viaje y sus imágenes… Besos... pau

Vilo dijo...

Ja, y aquí que cuando el abuelo va a la misa diaria, como tarde más de hora y media en venir a casa ya pensamos que se habrá perdido o le habrá pasado algo serio... Serio si que es perderse en un paraje como el tuyo, donde todos los árboles son iguales, y como mucho puedes preguntarle por dónde se va a tu casa al alce o al castor... :)
Que siga todo genial, chiquiya!

Luna Carmesi dijo...

Que funcioné este tipo de organizaciones a nivel de voluntariado da esperanzas sobre nuestra naturaleza humana.
Es evidente que reaccionamos ante la adversidad mejor que ante la rutina.
Como siempre... tu manera de describir las cosas de esta manera tan 'calma' me encanta.
Un dia me tienes que decir los 'medios' fotograficos de los que dispones.

Un beso!!
Ojo con el pacharan.

Rodros dijo...

Estuve el otro día discutiendo (me encanta) sobre el trabajo voluntario. Mi contraparte decía que si no se podía culpar a un voluntario del trabajo mal hecho y yo le decía que no. Que si alguien no iba a hacer bien el trabajo que no se ofreciera voluntario. Un brindis por los Matadragones. Y un brindis por aquellos que respetan la naturaleza y saben que no se puede jugar con ella.

Y un brindis por ti, claro está.

Desesperada dijo...

es tan distinto todo lo que nos cuentas de ahí que leerte es maravilloso, aunque imagino que vivir cosas como esa no lo será tanto, jejejejeje. tú, por si acaso, no salgas sola!

Veca dijo...

Vaya!! ME alegro de que solo haya sido un susto, tiene que ser tremendo estar con esa incertidumbre.

onlymary dijo...

Leerte es un regalo, Meiga,
y más aún cuando termina con final feliz, como en este caso...uf
Siempre hay que celebrar, casi los minutos...! pero cuidadín con el pacharán, eh?' jaaja

Mil gracias por escribir, un besazo grande

Uma dijo...

Yo, que me pierdo a 20 cuadras de mi casa, jajajaja, no quiero pensar si saliera por esos parajes inhóspitos.
Que suerte que todo terminó bien. No es para cualquiera salir por allí.
Muy lindo tu relato.
Saludos.

desierto dijo...

Gran sensación la de perderse en el hielo de Alaska, y hacerlo con los pies calentitos.

Belén dijo...

Jolín, menos mal que ya los han encontrado! menudo susto :)

Solo una cosa, que beben estos señores que se emborrachan y deciden a salir a pasear sin ropa de abrogo? Tripis? jajajajjajaja

Besos

Ivana Carina dijo...

Meiga, amiga mía!!
Leerte es un placer otorgado por los dioses! jejejee!
Es increíble la capacidad que tenés de hacerme volar hasta Alaska y "vivir" cada uno de tus relatos....
Me alegra que tus amigos estén bien!!!
Y los Dragon Slayers.... unos héroes en ese lugar tan lejano....
Me alegra también que tengas visitas y que lo estén pasando lindo!!!
Un beso, amiga, desde la otra punta del continente!♥♥

Gwynette dijo...

Ay, que angustia !..y finalmente que alivio, por dios !!!. Todo está bien, lo que acaba bien !! :-)
Me parece estar leyendo un libro de aventuras, de tan lejano y distante que suena todo lo que escribles. Lo más lejos que llegué -tipo frío- fué a Finlandia..y era verano ! =_O

Besitos para ti, meiga

A lareira de Santiso dijo...

Miña tía de 90 anos desaparecera tamén unha vez contra a noite. Buscámola con tractores e luces no medio do monte. Finalmente apareceu aniñada detrás dun valo, pero mentres falabas da angustia da espera volvín sentir aquela sensación. Nese momento toda a axuda é pouca.
Cada día entro a ver se a meiga escribiu.
Un biquiño

Rifo I de Zeuquirne dijo...

Meiga, é fantástico achegarse por aquí cada día e atopar unha nova aventura.
Vai pensando en darlle forma porque cando voltes terás un magnífico libro "As aventuras dunha Meiga en Aniak" por exemplo.
Apertas.

camileando dijo...

¡Que historia! Y que bueno que tú al sentarte a escribir, a modo de plegaria, funcionó, y encontraron a tus amigos sanos y salvos.
Yo creo que no es casualidad, y que al sentarte a escribir, sabiendo que muchos te leemos y nos hemos encariñado con tus aventuras, has podido enviar una energía grande que permitió guiar el camino de tus amigos...o despertar a sus angeles de la guarda.
El poder de la red.

Me alegro que todo termino feliz y con brindis.

Salud!

Nuria dijo...

Que miedo perderse. Y más si hace tanto frío.
Bueno, pero ya todo está bien.
Por cierto, pones unas fotos preciosas. ¿Son tuyas?

Un saludo

circe dijo...

Allí cada día debe de ser una aventura....al menos estais mentalizados para salir de casa bien preparados....Menudos susto os llevaríais....Esos momentos de espera de noticias son mortales!!!....

Rayco dijo...

Me encanta lo que cuentas! Suena todo tan real, tan espontáneo.

Me encantaría ir a grabar algo así, no la escena del rescate pero si algo relacionado con mi Panasonic AG-HVX200.

Deberías apuntarte como voluntaria!

Paquito dijo...

Guau...

Estoy sin palabras: aquello es como los documentales del Serengueti pero con frío a lo bestia :-)))

Brutal...

Un saludete desde Amsterdam,

Paquito.

Ana dijo...

Meiga, realmente tenés que escribir un libro! Es una aventura y un placer leerte!

Pero ahora yendo a la parte seria, me alegra que todo haya terminado bien.

Un beso grande y felices pascuas!

Meiga en Alaska dijo...

PAU: Pasaré a leerte, desde luego. Un abrazo.

VILO: Pues eso mismo, y si le añades temperaturas de 20 bajo cero, pues la cosa se hace incluso más dramática. Un beso.

LUNA: La verdad es que la mayoría de las chicas (y algún chico) que tiene el buen tino de entrenarse con los Dragon Slayers, son los que terminan siendo capaces de aprovechar su vida y salirse del ciclo de la violencia y el alcoholismo que les rodea. Y sobre los medios fotográficos que preguntas, trabajo con una Nikon D40Xy básicamente tres lentes Nikkor: una 18-55mm, un zoom 55-200mm y una macro de 60 mm. Besitos.

RODROS: Chin chin. Gracias :)

DESESPERADA: Uy no, sola al monte yo ni de coña, te lo juro. Besos

VECA: Si, menos mal que se quedó todo en un susto. Besos.

ONLYMARY: Celebrar la vida y disfrutarla es algo que se nos olvida a todos muy a menudo. POr desgracia a veces solo lo vemos cuando peligra. Besos.

UMA: Me alegro que te guste, gracias. Besos.

DESIERTO: Pues la verdad es que yo, prefiero no perderme ni aun con los pies calentitos, qué quieres que te diga :) Un saludo.

BELEN: Pues hija, no sé lo que beben, pero el ron y el vodka se llevan mucho por aquí, me parece. Lo que sé es que la combinación del alcohol con la del machito que se cree que a él no le va a pasar nada porque "conoce la zona como la palma de su mano", es fatal. Besos, guapa.

IVANA: Me alegra poder darte alas hasta Alaska, hermosa. Besos.

GWYNETTE: Pues Finlandia en verano seguro será como Alaska... en verano :) Nada que ver con el invierno, desde luego. Besos.

A LAREIRA DE SANTISO: Uffff... que angustia, sí. Y más siendo una mujer tan mayor. Estos dos al menos eran hombretones, y uno de ellos tuvo el gran tino de ir buen bien preparado y gracias a él no les pasó nada a ninguno. Biquiños.

RIFO: Pues me tendré que pensar lo del libro mujer, que ya me lo habéis dicho muchos :) Bicos.

CAMILEANDO: Yo tampoco creo en según qué casualidades y estoy segura de que todo ayuda un poquito. Besos.

NURIA: Sí, todas las fotos son mías y debajo de la mayoría aprece un título, la fecha en qeu la hice y el lugar. Creo que en todo el blog hay una que no es mía sino de mi hermana, y la cito como autora. Me alegro que te gusten. Besos.

CIRCE: Y que lo digas, son angustiosos. Y qué difícil es entonces realmente vivir el presente y no escaparse con la mente hacia el futuro incierto o recordar el pasado. Besitos.

RAYCO: Me apuntaría tal vez si no tuviese un hijo de dos años. Con un marido que trabaja y viaja bastante, es imposible responder a un busca 24 horas al día :) Pues nada, si ves que te apetece hacer un documental de la zona, temeaticas seguroq eu encontramos :) Besos.

PAQUITO: Pues sí, salvaje es un rato largo. Y el frío lo hace aún más inhóspito. Besos.

ANA: Pues me lo pensaré, mujer, qeu sois muchos los que me decís lo del libro. No se me había ocurrido nunca pero igual puede ser una idea interesante. Besitos.

Nosotras mismas dijo...

Menos mal que al final todo parece salir bien.

Besos

Mi vida en 20 kg. dijo...

Ay mujer que angustia, yo tengo un sentido de orientacion pesima...me parece espectacular esto de los voluntarios, basicamente la capacidad de organizacion que lograron.
Mil besos para ti y gracias Dios fue solo un susto por contar y despues reir...

NoSurrender dijo...

en donde yo vivo, lo que es peligroso es perderse en el Corte Inglés. Madre mía, doctora Fleischman, me ha llenado la cabeza de aire limpio. Admiro su experiencia.

Un saludo.

peke dijo...

A min sempre me daba angustia perderme, pero parece que ese medo vai desaparecendo coa idade. Outra cousa sería pasra a experiencia dos teus amigos, por moi preparada que fose. Que frío e que sensación de estar só en ningures! Bicos, meiguiña. Un pracer pasar por aquí.

peke dijo...

Por certo, a foto excelente. Xa me esquecía.

Modesto dijo...

Hola! Te he estado leyendo de vez en cuando, y hoy por fin me atrevo a comentarte :)
Tan sólo decirte que me encanta tu blog, tus vivencias y cómo las cuentas ^_^
Y parece ser que si, los gallegos estamos por todas partes!
Saludos!

asbeirasoarnego dijo...

puh!! hasta me he asustado yo. pero podía haber sido peor. te acabo de descubrir visita mi blog, www.asbeirasdoarnego.blogspot.com

Gara dijo...

Buff que miedo perderse, más vale ir preparado, sí...

Me alegra que los encontraran bien, menos mal que llevaban un buen equipo...

Saludos!

Patricia Cruzat Rojas dijo...

Uf!!!! mientras leía pensaba, que estén bien...que no le haya pasado nada.....
que bueno Maiga que todo fue un gran susto.

Que vida tan distinta a todo....gracias por permitirme aprender siempre algo más.

un abrazo

Paty.Difusa

Blasfuemia dijo...

No lo puedo evitar: me estoy convirtiendo en fan de tus crónicas, de las fotos que pones, de Alaska..

Y cuando salgas a pasear, llévate el móvil y un gps, por si acaso..

Carlos dijo...

Gracias a ti por regalarnos,por extraer de la crudeza y belleza al mismo tiempo de la vida tesoros cotidianos como los que nos narras.
Héroes anónimos del día a día.
De este lado del mundo,que aún sobrevive a la acomodación, un placer leerte.
Un abrazo

Raquel dijo...

Uf! menos mal, qué terrible la angustia de no saber qué ha pasado para el que espera y bueno... la angustia para el que anda perdido también.
Un abrazo Meiga. Como siempre, un gusto leer todas estas cosas que nos cuentas.

Wanda dijo...

La verdad es que es un lujo lo de perderse y vengan a tu rescate, así se va uno más tranquilo por cualquiera de esos caminos.

Meiga en Alaska dijo...

NOSOTRAS MISMAS: Pues sí, menos mal. Besos.

FER: Aquí es que hasta el más avispado se pierde en ocasiones por la mala visibilidad en las tormentas, que salen de repente sin previo aviso. Cierto que llevaban GPS y todo, pero al terminárseles la gasolina se quedaron tirados y no pudieron llegar al pueblo. Por la mañana, después de acampar, empezaron a caminar a una cabaña que hay a modo de refugio, sabiendo que les buscarían allí. Y efectivamente, así fue. Menos mal que solo fue una aventura. Besos.

NOSURRENDER: Vuelve cuando quieras a respirar bocanadas del aire más limpio que debe quedar en el planeta :) Un saludo.

PEKE: Yo me moriría de miedo también, y sobre todo por el frío, porque en esta época no hay muchos osos, ya que están hibernando. Gracias por seguir viniendo por aquí. Biquiños.

MODESTO: Pues me alegro de que te hayas atrevido a comentar, si en el fondo no me como a nadie ;) Me alegro de qeu te gusten mis historias. Besos y comenta cuando quieras.

ASBEIRASOARNEGO: Gracias por la visita. Un saludo.

GARA: Pues sí, porque a 20 bajo cero que hizo esa noche, más te vale tener buen equipo :) Saludos!

PATY: Menos mal, sí. Ahora es una aventura para contar a los amigos y los nietos, cuando los tenga el chico :) Bueno, y mira, para mí para reltar en mi blog también. Besos.

BLAUSFEMIA: Móvil imposible, no hay cobertura en cientos de km a la redonda. El GPS siempre. Lo qeu tenemos que pillar sin falta es un radio para poder comunicarnos con los aviones en caso necesario. Ellos siempre pueden avisar a los equipos de rescate, si es necesario. Me alegro de qeu disfrutes por estas frías tierras. Besos.

CARLOS: Un placer tenerte por aquei. Regresa cuando gustes. Un abrazo.

Meiga en Alaska dijo...

Vaya, los colásteis de algún modo y no os ví :)

RAQUEL: Creo que en este caso, esteabamos más angustiados los que no sabíamos nada, al no tener ni idea de lo que hubiese podido ocurrir. Ellos estaban relativamente tranquilos, y sabían que de haber tenido que quedarse en la cabaña/refugio, podrían haber sobrevivido unos días tranquilamente. Pero, bueno, menos mal que no fue nada. Besos.

WANDA: Bueno, no sé si lo llamaría lujo ni sé si me haría ir más tranquila por el monte aquí, pero está muy bien que haya un dispositivo montado de rescate, porque aquí se necesita en muchas ocasiones. Un saludo.

Irreverens dijo...

Celebro que todo terminara bien y con un buen Pacharán.
:)))

A mí lo que más me ha "chocado" es lo del rifle, hija.
¿Tú sabes disparar? Yo creo que saldría catapultada hacia atrás, como en las pelis malas, jajajaja.

Un beso grande.

Arcángel Mirón dijo...

Realmente tranquiliza saber que siempre se puede contar con un equipo de rescate. (Yo me pierdo de nada en mi propio barrio, imaginate en Alaska).

:)

Bea dijo...

Uff, menos mal que todo quedo en un susto. Lo he vivido como si estuviera alli. Con los pelos de punta etoy.
Besos

Ñoco Le Bolo dijo...

Es un placer seguir tus crónicas. Esta podría ser el guión de un película. ¿Y un GPS? ¿vale para algo en esas latitudes?
Bicos

HOMERO dijo...

En esta ocasión tuvieron suerte. Perderse es fácil cuando no se toman precauciones. Un saludo.H.

Meiga en Alaska dijo...

IRRE: Pues mira, aprendí a disparar hace poco y la verdad me lo pasé muy bien. Claro que solo he disparado a una botella en el campo de tiro del pueblo. Eso sí, el rifle me tumba de espaldas, así que prefiero la escopeta que además hace mucho menos ruido. Ahora que si me viese en la tesitura de tener que defenderme con la escopeta, creo que la llevaba clara... en fin, espero no tener que experimentar esto. Besos.

GILDA: Sií, supongo que algo debe tranquilizar, pero si yo me pierdo, seguro que me muero de miedo igual. Besos.

BEA: gracias por pasarte por aquí y sí, menos mal que no fue nada. Besos.

ÑOCO LE BOLO: Claro, un GPS es indispensable, y de hecho llevaban uno, pero la anécdota del GPS daría para toda una entrada nueva ;) Biquiños

HOMERO: Gracias por la visita. Nos leemos. Saludos

Ana dijo...

Uf!!! menos mal!! Me alegro mucho de que estuvieran bien y de que todo acabara en sólo un susto. Besos Meiga

Mandarina azul dijo...

Meiga, celebro contigo que la pérdida de tus amigos quedara finalmente sólo en un susto.
Imagino el mal trago que pasarais y, en fin...
Sigo diciéndote que seguir tu diario es emocionante y engancha.
La fotografía, una vez más, preciosa.

Un beso, guapa. :)

DaLis dijo...

Hola!!!te vi en el blog de Homero!!!y decidi visitarte y he leido tus relatos y me han encantado....soy venezolana, por lo que me da mucha curiosidad el lugar donde vives, nunca sufriremos aqui de esas temperaturas!!!jajajaj...te visitare a menudo!!!!Gracias a Dios que fue solo un susto lo de tus amigos!!!!cuando quieras visitame!!!!

karen dijo...

Me alegró por tu amigo, en serio que ha esas horas eternas de espera no se le desean a nadie...

Sobre otros aspectos...también ya sabés manejar un rifle???

Una salida de 20 minutos en Alaska...significa aventurarse hacia la incertidumbre...

Saludos...

JOAKO dijo...

"DRAGON SLAYER",Me encanta esa forma de nombrar que tienen en los USA, aquí las cosas tienen nombres ribombantes que al final se conocen por las siglas, SAMUR, SELUR, ETC,y claro la magia se pierde un poco.
Me alegro de que todo saliera bien, pero tal como cuentas al final, parece que los únicos no preocupados eran los "perdidos".
Pescar en el hielo, motos de nieve,equipo de supervivencia, de rescate, plegarias, Pete, avionetas, dragones, killers, adolescentes con ganas de hacer algo con su vida, y todo de primera mano... Aún dices que no hay novela, solo falta que alguien se lance a escribirla, alguien que este inmerso en ese mundo y tenga una mirada asombrada y fresca, critica y comprometida ¿tu conoces a alguién así?

Arturo dijo...

Contagias calor y optimismo en un sitio tan frío. Esos son los mejores conjuros, con o sin queimada. Me alegra que todo saliera bien. Saludos.

3a dijo...

Hola Meiga, soy Teresa, he aterrizado con el avioncito esta tarde en tu blog y me lo he leído de cabo a rabo.
Me gusta como escribes y lo que cuentas y te haría comentarios en muchas páginas pero espero poder hacerlo a partir de ahora.
He disfrutado mucho la lectura y de los paisajes, te doy las gracias.
Besos cálidos, 3a

Sibyla dijo...

Meiga, no sabes cuánto me alegro de que pudieráis tomar el pacharán juntos y que todo saliera bien!

Son momentos muy duros, eso minutos y horas de incertidumbre, hasta que hay noticias. Como tú dices lo importante es salir con el equipo necesario de emergencia. La nieve al igual que el mar, son imprevisibles y merecen respeto.

Cuánto me alegra leerte y formar parte del grupo de amig@s que te visitan.

Besotes y saludos para la tía Esther!**********

Meiga en Alaska dijo...

ANA: Besitos para ti también.

MANDARINA: Gracias por tus elogios, siempre hacen ilusión, especialmente viniendo de una artista del blog como tú eres :) Besos.

DaLis: Gracias por tu visita. Vuelve cuando quieras. Un saludo.

KAREN: Pues sí, algunas veces he disparado, pero sólo en el campo de tiro, nunca a nada que se moviese :) De momento el único que de vez en cuando se dedica a cazar para traer comida a casa es David. Besos.

JOAKO: No, si al final lograréis convencerme de que esto da para una novela :) Por cierto, empecé a leer el libro del jefe samoano que me recomendaste y estoy flipando. Tremendamente profundo dentro de su simplicidad. De momento te proclamo "Mejor Recomendador" de pelis y libros :) Besos.

ARTURO: Bienvenido. Cuando quieras. Un saludo.

3A: Siempre me encnata oir cuando alguien se lee el blog de cabo a rabo. Me parece toda una proeza en estos tiempos y de veras me sorprende, pero a la vez me encanta. VUelve cuando quieras. Un beso.

SIBYLA: A mi me encanta que formes parte del grupo de aventureros que me visitan en el polo. Un besote.

Suso Lista dijo...

Boa falta facian uns Petes na Costa da Morte, pra socorrer as xentes do mar.

Meiga en Alaska dijo...

SUSO: Pues sí, no estaría mal. Mira, igual puedes empezarlo tú :) Biquiños

Mónica...Cine Cuentos. dijo...

Hola que suerte que los encontraron... pasaba a saber como pasaste estas pascuas.

Bsss.
Nos vemos.

Carles dijo...

Me encanta como escribes, llano, directo, entendible, se leen tus post del tirón. Me gusta lo que escribes, una vida cotidiana extraordinaria desde aqui. Me gusta de donde escribes, siempre he querido viajar a Alaska. Me gustan tus fotos.


Gracias por pasarte por mi blog, el otro dia, seguire leyendote

Y publicando, en cuanto el trabajo me deje...

desierto dijo...

Yo dije: Gran sensación la de perderse en el hielo de Alaska, y hacerlo con los pies calentitos.
No quiero decir que me apetezca perderme, quiero decir que leyendo tu historia (real), he sentido como puede ser perderse en esos terrenos, he sentido el frío y la soledad del perdido (aunque preparado) pero sólo ha sido con tu historia, con tu palabra, desde mi casa con los píes calentitos, también he sentido el placer de la solidaridad (me produce placer ver que hay gente solidaria), no se si es eso lo que quieres decir, pero eso es lo que he leído, me ha gustado mucho y volveré a leerte para seguir teniendo sensaciones, y me alegro mucho del final feliz, y felicito a ese pequeño en su segundo cumpleaños y no pierdo la esperanza de algún día aprender a expresarme.

desierto dijo...

Y ya me fui sin despedirme.
Adios

Kiri_dido dijo...

Que bueno que sólo haya sido un susto. Muy bueno lo de los calcetines...me has hecho reir:-) Y como dice mi amiga Ivana...con el relato, me has hecho sentir en Alaska un ratito.

Carlos Valcárcel dijo...

Hacia algún tiempo que no te visitaba. Me alegra que sigas con el mismo espiritu.
Ah! y felicidades para esa criatura.
Un abrazo

dijo...

Es increíble leer esto. De verdad, increíble.

La explosión del silencio dijo...

Hola Meiga, no es la primera vez que veo tu blog, pero si la primera vez que lo leo con atención. Soy amiga de Ana Patricia, somos compañeras en el cole. Ella ya me había hablado de tí pero, como siempre, la realidad supera a la ficción. Me he quedado maravillada con tus relatos, con tu capacidad de descripción,... y cuando me he querido dar cuenta me he tenido que coger un avión para volver a Vigo, porque creo que ya estaba perdida en este mundo tan maravilloso que nos muestras. Digo maravilloso porque claro, yo no soy la que se ha perdido en el bosque (jaja). En serio leerte es no saber si estoy soñando o despierta, todo lo que describes creía que sólo sucedía en las películas. Gracias por endulzarnos con tu experiencia y gracias por hacernos ver que, así como las personas somos muy distintas, también los lugares lo son y lo distinto es lo que hace especial todas las cosas. Un beso muy cariñoso.

alberto dijo...

IMPRESIONANTE tu relato.

Lo de salir con rifle no me ha gustado nada de nada. El resto una pasada. El poder ofrecerte a la comunidad en caso de necesidad es de las cosas más maravillosas que podemos hacer como grupo social.

Un caluroso abrazo desde muy muy lejos.