martes, marzo 11

Rutina de invierno



"Cisnes de invierno"
Anchorage, Alaska
Diciembre 2007


La vida sigue su curso tranquilo mientras el invierno se alarga interminablemente. El frío ha remitido un poco estos días, así que andamos resbalándonos, todo lo grácilmente que podemos, por las placas de hielo que se han ido formando por todo el pueblo. Los días se están haciendo más largos muy rápidamente. Mientras en Diciembre disfrutábamos de luz sólo cinco horas al día, ahora ya son doce y en otros tres meses, serán más de veinte. Lo peor del invierno ya ha pasado, ahora sólo quedan un par de meses hasta que se derrita toda la nieve y cambie el ritmo de vida.

La rutina invernal se ha vuelto a instalar después de los incidentes post-vacacionales. Y la rutina, en esta vida de maruja y madre en Alaska que vivo últimamente, a veces no da para muchas aventuras. Por eso, ahora más que nunca es imprescindible saber disfrutar de esas cosas pequeñas de la vida. Cositas que bien degustadas, a veces son las más sabrosas.

Tengo mis ratos jugando, riendo, y simplemente estando con mi familia. Delante del fuego, o dando un paseo, compartiendo la aventura de una vida en común y la no menos intensa aventura de ser padres. Y es que un sercillo de casi dos años da para muchas risas, mucha ternura, mucha desesperación, muchas sorpresas y muchas dudas. Todo un universo de emociones y sensaciones que hoy por hoy, no cambio por nada del mundo.



También me quedo con esos paseos diarios en quad hasta correos disfrutando de esa inmensidad de cielo y espacio abierto. Siempre deseando que haya en el buzón algo más que facturas y publicidad. Porque en estos tiempos modernos que corren, cuando incluso en la tundra de Alaska hay internet y ya tan poca gente escribe cartas de puño y letra, una carta o un paquete con chorizo de la tierra y otras viandas exquisitas son siempre motivo de alegrías y celebraciones.



Imprescindibles, como no, esas horas semanales de yoga, ese recogerse hacia dentro, tomando tiempo para realmente sentir el cuerpo y reconectar con lo divino de nuestra humanidad. Por partida doble. En mis clases con mi grupito estupendo de mujeres, y en casa con David, Naím, la Tola y el Randi. Cierto es que en casa me relajo un poco menos, pero también me río un poco más.



Y qué decir de esos intercambio de masajes, de los que tengo la increíble suerte de disfrutar semanalmente. Y como disfruto tanto dándolos como recibiéndolos, el placer se multiplica. Me cuido a mí misma y a la vez cuido de la amiga que me los da a mí, de la vecina que me paga por ellos, y de David porque se lo merece. Y si le añadimos una sauna a posteriori, ya se convierte en insuperable.



No me puedo olvidar de esas artesanías varias que últimamente hago siempre que puedo, y que me ayudan a reconectar con una parte de mi vida pasada, como ya he explicado por ahí. Cierto es que al revolver en el baúl de los recuerdos, no sólo saco lo que quiero sacar, sino también aquello que irremediablemente viene pegado. Viejos dolores, viejas sensaciones y sentimientos que creía olvidados o sanados reaparecen a ratos, recordándome tranquilamente que no hay luz sin oscuridad.



Y finalmente, pero no por ello menos importante, sino todo lo contrario, esos ratos disfrutando en compañía de otras personas. Cenas con algún amigo, de esas que terminan distendidas en el salón con un vino y unas risas. O mis entrañables reuniones con mujeres, que ocupan como mínimo un par de tardes a la semana, si no más y de las que disfruto enormemente. Eso sí, mis mujeres son de lo más variopinto. Y es que aquí, donde vivimos cuatro gatos, es necesario relacionarse con todo tipo de gente, incluso con aquellos con los que no te relacionarías nunca por falta de afinidades. Porque no hay de donde escoger, así que es el sitio ideal para poner en práctica la verdadera tolerancia al prójimo.



Seguramente, David tendría muchas más aventuras que contar de este lugar. Especialmente en invierno, cuando las temperaturas hacen que la calle no sea el mejor sitio para un crío de dos años. David vive aventuras del estilo que uno imagina cuando dice “aventuras en Alaska.” Él se ha recorrido la zona haciéndose cientos de kilometros por la tundra y el río helado, pescando en hielo, avistando lobos, buscando madera, cazando alces, perdiéndose en el bosque, volando sobre el agua abierta tanto con la moto de nieve como en avioneta… Igual algún día se anima a empezar su propio blog o a compartir ocasionalmente el mío…



Yo por lo de pronto, sigo con mis propias aventuras en Alaska, aunque sean de un estilo más “interior.” Siempre procurando disfrutar de todas y cada una de ellas. Y es que quiero marcharme de aquí algún día sabiendo que fui feliz en mi destierro polar.

En el fondo, estas vidas diferentes que llevamos David y yo, son un poco como regresar al origen. A esos tiempos en los que el modo de vida hacía necesaria una clara separación de roles entre los sexos. Las mujeres cuidaban la casa, el huerto y criaban a los hijos. Vivían sus aventuras hacia dentro y entre ellas. Y los hombres exploraban y cazaban. Vivían sus aventuras hacia fuera y entre ellos.

El invierno en Alaska me muestra un ritmo vital diferente. Un ritmo que no tiene nada que ver con la vida que conocía hasta ahora. Un ritmo que no esperaba que me gustase demasiado. Pero, curiosamente, un ritmo que estoy disfrutando y que sí, sí me gusta.


PD: Por cierto, un abrazo enorme y un millón de gracias a Ivana Carina por otorgarme el premio bloguero "Internet vale un Perú" y a De Lirium Soy y a Nadie por darme el premio "Best Blog Darts Thinker." Me gusta que os guste este espacio que he creado aquí fuera (¿o es aquí dentro?) Y como siempre, me salto todas las normas de los premios a la torera.

69 comentarios:

Enrique Páez dijo...

Meiga, la vida cotidiana en Alaska parece que se parece a la vida invernal de Calamocha o Albarracín, pero con trineos, osos blancos y auroras boreales. Sigue siendo un placer leerte bajo la manta de nieve.

Irreverens dijo...

Qué entrada tan cálida, Meiga.
Me ha encantado, como siempre o más.
Y las fotos, geniales. La del grupo de mujeres me parece muy dulce y alegre a la vez.

Y un gusto "conocer un poco más" a tus hombres. Sin duda, un blog de David sería alucinante.

Bicos!

Rodros dijo...

Muchas gracias por tus entradas! Son una maravilla.
No sé si me das envidia o no (tendría que meditarlo mucho), pero sí que me gustaría intentarlo en algún momento. Me gustaría despojarme por algún tiempo del traje de urbanita y adentrarme en los misterios de la vida en condiciones extremas. Todos los apuntes que haces son acertadísimos.
Gracias de nuevo.

Jeanne dijo...

Pues yo no tengo duda alguna, a mi si que me das envidia, pero envidia con todas la letras....

Yo lo veo como una gran experiencia, algo que no te dejará igual, existirá la mujer antes y la mujer después de su paso por Alaska.

Quizás nunca como ahora, serás capaz de disfrutar los pequeños detalles que te ofrece la vida en un sitio tan inhóspito, tan alejado, tan frio, tan sumamente bello, tan duro, tan radical, tan diferente....tan ....tan...

Yo sueño a través de tus palabras, imagino los paisajes que nunca voy a conocer, veo a través de tus ojos las fotografías que yo desearía tomar, en definitiva, leerte es como leer un libro que se va escribiendo frente a mis ojos, día tras día.

Un inmenso placer....

JOAKO dijo...

Tus entradas son una maravilla y las espero como agua de mayo, me encanta esa manera de relatar y ese poner cosas propias y ese crear un ambiente interno y externo a la vez, hay hogar y hay naturaleza desenfrenada.
siguiendo con mi manía de recomendar cosas, esta recomendación es para tu hijo, a mi me leian un cuento de pequeño que me encantaba, y creo que tu hijo sabrá como nadie sacarle el jugo al relato, el cuento es:"El maravilloso viaje de Nils Holgersson"
http://es.geocities.com/cultura_nordica/
Nils_Holgersson.html
Espero que lo disfrute al menos tanto como lo disfruté yo,creo que habrá adaptaciones para ñiños de dos años y luego con el tiempo puedes leerle el original.Me lo has recordado y salgo a comprarlo para mi hijo de tres años.
muchos besos

Olga dijo...

que gracia verme en un blog tan "frio" con las temperaturas que ando sufriendo !!!

Asi que un abrazo lleno de calorcito para ver si el efecto es inverso

besos

Mi vida en 20 kg. dijo...

Hola Meiga, como joako, yo tambien espero tus entradas, con grandes diferencias en el lugar en que estamos, creo que en lo emocional nos pasa lo mismo.
Yo no espero el correo, pero si espero la persona caritativa que viene de vacaciones para que me traiga mis sabores y mis olores.
Y de todas maneras doy gracias a la tecnologia disponible por la cercania que me genera con los mios.
Besos grandes y muchos saludos

Fabio dijo...

Que gusto me ha dado encontrar tu blog.
Excelente.
Saludos
un bloggero argentno en España
ciao
faBio

Ivana Carina dijo...

Meiga, amiga!!!
Qué hermoso ese "ojito" azul asomando entre tanto gorro y bufanda! jajajaa!
Me encantó ver a tu retoñito!!!
Y tu esposo, con hielo y todo, muy guapo! jejeje!
Amiga, es una maravilla leerte y te cuento que es como si hubiera estado sentada a tu lado "viviendo" cada una de tus aventuras en Alaska....
Sos un sol!!!
Te mando muchos besos para vos, tu retoñito y esposo desde la otra punta del continente!
Ah! Felicitaciones por tus premio! :P
Besos!!♥♥♥

Rifo I de Zeuquirne dijo...

Parabéns polo premios que acadaches con este blog.
Non me estrana, de seguro recibirás máis, porque este teu blog é moi especial e polo que vexo tennos encandilados a moitos, que entramos aquí coa avidez de ler as novas que tes para todos nos.
Unha aperta para ti e os teus. Ese meniño fermoso tan abufandado ten moita sorte cuns pais tan aventureiros.

Ñoco Le Bolo dijo...

Ojito azul celta, azul ría.
Brindaré, esta noche, con un mencía,
de la Ribeira Sacra,
por esa apacible y serena vida
en...
Alaska.

Belén dijo...

JOlín, puede que estés en temperaturas bajo cero, pero oye... me he calentado con tu rutina!

El yoga, el frío, la sauna, los masajes, tus amigos, tu "familia"... creo que te estas haciendo tu propia Galicia ahí!

Que suerte haberte encontrado...

Besos

ROSA dijo...

He llegado a través de Isabel (Mutuas palabras) y no sé a quien agradecerle más si a ella o a ti.
Gracias a la guía y gracias a la mujer que hay al final.
Me he sentido una niña que descubre el mundo.
Gracias de nuevo.

lágrimas de mar dijo...

qué dura debe de ser la vida en alaska, pero que feliz se te ve y se te siente

besos

lágrimas de mar

circe dijo...

Tal cual lo cunetas, parece que por ahí, el tiempo pasa más despacio...Yo creo que por eso, te envidiamos o envidiamos ese estilo de vida de chimenea, de disfrutar de los tuyos (a falta de alguien más alrededor...)...Aun sé que tú estarás pensando que a más de uno no resistiría ni un dias por esos lares...

irene dijo...

que entrañable es mi la cosita...como me gusta tu ser y tu estar...me tienes camelada como siempre....
que gracia esa foto nena...q buena...y q cacho de sonrisones lucimos..en especial la prima calores...
te quiero chuli

Rayco dijo...

Me ha encantado y me he podido trasladar allí.

Lo único que no me gustó fue lo de "destierro polar" jajaja.

Meiga en Alaska dijo...

ENRIQUE: Es una pena que las auroras boreales no se vean en su máximo esplendor en este pueblo, estamos fuera del cinturón más intenso. Podemos ver el espectáculo en ciertas noches, pero difuminado, sin esos colores espectaculares. Al menos de momento, yo sigo esperanzada :) Un beso.

IRRE: Gracias, linda. Me alegra que te guste. Biquiños.

RODROS: Pues nada, si algún día pasas por Alaska a la aventura, date una vuelta por aquí. El fuego siempre está encendido. Despojarse de ese traje es toda una transformación, créeme. Un beso.

JEANNE: Gracias por tus palabras, guapa. Me he emocionado y todo :) Un beso fuerte.

JOAKO: Ya sabes que yo agradezco enormemente las recomendaciones, y ya me he puesto a buscar el libro en internet. Besos, guapo.

OLGA: Pues nada, espero qeu te haya llegado un poco de frescor con el abrazo, nena. Y es que estás tan guapa en esa foto... Besos.

FER: Y si, tremendamente agradecida estoy yo a estas modernidades qeu mantinen cerca a los que quiero y encima me abre ventanas a otros mundos por explorar. Besos.

FABIO: Bienvenido por aquí. Pasaree a hacer una visia a tu lugarcito. Cuando quieras, la puerta siempre está abierta y el fuego encendido. Un saludo.

IVANA: Gracias a tí por ser tan maja. Un beso grande.

RIFO: Gracias por tus palabras y me alegro un montón de qeu disfutes pasando por aquí. Pues anda que no va a presumir Naím cuando les cuente a sus amigos en el colegio qeu él se crió en Alaska :) Biquiños.

ÑOCO: Ves, si es que estás qeu no paras, se te sale el arte por los cuatro costados :) Un beso, guapo.

BELEN: Pues ada, muejr, entonces el calentamiento es mutuo, auqneu suene mal :) Besotes.

ROSA: Así me siento yo así a veces, supongo que ayuda el tener un niño al lado todo el día. Bienvenida y cuando quieras. Un abrazo.

LAGRIMAS DE MAR: Lo intento, todos los días. Es la única manera de no congelarse :) Besos.

CIRCE: No te creas, de hecho a veces parece qeu el tiempo pasa más deprisa. Besos.

IRENE: Pues sí nena, es lo que tiene los reencuentros estupendos, que sacan sonrisas. MMuuuuuuuaaaa

RAYCO: Y sí tiene algo de destierro. Seguramente las sensaciones que sentiste leyendo, incluido la del destierro, son las que siento yo por aquí. :) Besitos.

Anna dijo...

Es tan bonito todo lo que escribes...transmites tanta tranquilidad, armonía, alegría...tanta seguridad...¡¡¡que dan ganas de ir a hacerte una visita, a conocerte, a compartir una tarde de yoga con esas mujeres de las que hablas, a hacer galletas, a llevarle tambores y trompetitas de Sevilla a tu niño...!!!!

Un besito enorme desde el Mediterráneo!

Ana dijo...

Todo lo que pueda decir, suena reiterativo, porque me ha pasado lo que a todos: leerte da paz y serenidad, al tiempo que nos hacés imaginar las cosas como si estuvieramos ahí mismo.
Un placer este espacio!

onlymary dijo...

Meiga,
estoy ahora medio dormida , vamos, que, aún no coordino las palabras.
Pero no puedo dejar de enviarte un abrazo, y decirte una vez más, gracias por poner tanto de tí aquí, en tu blog, y dejárnoslo compartir.
Un gran abrazo.

peke dijo...

Preciosa entrada, coma sempre. Parece que estás atopando o equilibrio e iso é estupendo, así como gozar do día a día e das cousas miúdas que nos trae. Bicos, Meiga.

Blasfuemia dijo...

Me encanta este blog porque me fascina Alaska y tú me lo acercas con tanta delicadeza... Y las fotos, me quedo mirándolas como hipnotizada, no puedo evitarlo.

Luna Carmesi dijo...

Es un placer conocer esos momentos que tu dibujas en cada párrafo.
Simples, llanos y tremendamente bien dibujados.
Besos.

Veca dijo...

Y por que no se anima David a escribir un blog o mismo en el tuyo de vez en cuando? Sería interesante ver los dos puntos de vista.
Yo echo de menos esas cartas de puño y letra, aunque el email es tan rápido.....

Paseando por tu nube dijo...

Demostrado, lo tuyo ademas de ser maruja-madre-esposa-compañera-masajista-artesana y tantas bellas cosas, pero eres una escritora estupenda, deberías plantearte, escribir un libro, sería apasionante.
Y no echeis en saco roto, lo de compartir el blog David y tu, serían dos visiones desde diferentes puntos de vista, pero apasionantes ambas, anímale y dile que le esperamos todos con los ojos bien abiertos para empaparnos de sus aventuras.
Me encanta leerte siempre
un beso

Patricia Cruzat Rojas dijo...

Meiga hola!!!!

Como me relaja leerte, me relaja en el sentido de que me siento envuelta por lo natural, el origen, lo válido, lo importante...la vida.

Escribes de una forma, que uno se transporta y casi siento el olor del fuego en tu hogar y el frío polar de afuera.

Que simpático eso de reunirse con mujeres tan distintas a tí, sin duda todo un desafío!!!!
y tu hijo!!!!!!!!! que linda foto y la de David....claro que el debe tener mucho que contar desde su perspectiva de hombre guerrero en el polo!!!! ojalá se anime.

Te felicito y te abrazo!!!!
Paty.Difusa

Raquel dijo...

Hermosa esta entrada, la riqueza interior y la calidez que me dejas respirar.
Un abrazo

Dita Ciccone dijo...

Meiga, qué cosas tan deliciosas cuentas, da gusto leerlas. Salto de entre el asfalto, el ruido y la contaminación directamente a tu mundo, tan tranquilo y reflexivo.
No sé si me soportaría bien a mí misma si tuviese la opción de encontrarme en un lugar así... porque para eso también tienes que aceptarte, quererte y conocerte... mmm. Dichosa tú que lo/te/les disfrutas tanto...

Pau Llanes dijo...

Bajé del volcán y paso por aquí apenas para saludarte... Reinicio mi libro abierto... un beso... Pau Llanes

Sibyla dijo...

Hola Meiga, hoy fue un regalo para mí entrar y ver que habías actualizado, con esa peculiar forma que tienes de contar las cosas, (de dentero para fuera y de fuera para dentro).
Las fotografías son deliciosas, eres todo un referente para la bloguesfera.
Sabes, como familia, sois un encanto!
David me recuerda a uno de esos guerreros de las películas, un hombre fuerte, que vela por el bienestar de su familia.

Gracias por compartir retazos de tu vida cotidiana, siendo generosa con los sentimientos.
Besos casi primaverales!!!!

Meiga en Alaska dijo...

ANNA: Pues nada, mujer, cuando quieras. Tenemos un sillón cama estupendo para las visitas, justo al lado del fuego :) Besos.

ANA: Me alegro de que lo disfrutes. Mucho. Un beso.

ONLYMARY: Un placer, siempre. Pasa cuando quieras, dormida o depsierta :) Besos.

PEKE: Eso intento, lograr un equilibrio y disfrutar de todo. Escribirlo ayuda mucho :) Biquiños.

BLASFUEMIA: Me alegro de que disfrutes y que te gusten las fotos. Yo disfruto muchísimo tanto haciéndolas como escribiendo. Besos.

LUNA CARMESI: Si es que ya no sé que decir, me decís tantas cosas tan hermosas. Gracias por tus palabras, guapa. Me alegro de que disfrutes aquí. Besos.

VECA: Pues no se anima porque entre su curro, las mil y una cosas que hace siempre, y el tremendo rollo que tiene, dice que si abriese un blog ya no le quedaría tiempo ni para leer ni para hacer ninguna de las cosas más"tranquilas" que hace. Pero igual algún día se anima a compartir aquí alguna de sus aventuras. Besos.

PASEANDO: Gracias por tus palabras. Lo de escribir un libro es algo qeu ni se me había pasado por la mente anteriormente. Y fíjate que la idea de repente se me hace muy atractiva... quién sabe :) Y David, a ver si se anima, decir ya se lo he dicho varias veces :) Besos.

PATTY: Un abrazo grande para tí también. Como me alegro de qeu disfrutes aquí dentro. Y el fuego siempre está encendido, será por eso que lo sientes :) Besos.

RAQUEL: Gracias guapa. Un beso.

DITA: Me alegro de poder ser un oasis entre el cemento. Y sí, creo qeu una sana dosis de amor por uno mismo es imprescindible viviendo aquí arriba, pero también creo que es necesaria viviendo donde sea que vivas, si no tarde o temprano acabarás encontrándote y soy de la opinión de que cuanto más tiempo tardes, más trabajo te costará. Un besote.

PAU: Bienvenido de nuevo. :) Un beso grande.

Meiga en Alaska dijo...

SIBYLA: Nos hemos cruzado en el espacio, tú escribias mientras yo también lo hacía. Me alegra tnto que disfrutes con mis fotos e historias. Ultimamente estoy descubriendo un placer por la escritura que no había sentido antes tan intenso. Será que saber que hay gente que lee con ganas cambia la cosa? No sé lo que es, pero desde luego le pongo mucha ilusión tato a lo que cuento como a las fotos que saco.

Y sí, David es estupendo (cuando quiere, como todos, claro) :)

Un besazo

geminisdespechada dijo...

Meiga, tenlo claro, somos muchos con ganas de leerte, y claro que eso tiene que dar ganas de escribir!

La foto del enano me ha encantado, bueno, todas!! No has pensado en hacer una exposición fotográfica a la vuelta o algo?

Un abrazo calentito, que aquí ya es primavera :)

camileando dijo...

¡Que hermosa foto de tu hijo! Tu eres una muy buena fotografa además de escritora.
Y la verdad que entre masajes, conversaciones, saunas y yoga, parece que se logra pasar el frio.
Muchos saludos con una gota de envidia.

runner48 dijo...

Un placer leerte; emanas una extraña serenidad...te mando un abrazo cáliddo desde el sur...cuando dentro de unos días esté en el desierto del Sahara, me acordaré de las nevadas estepas...
bsss

Enrique Páez dijo...

Meiga: Gracias por tu oferta de ayuda para cerrar comentarios en post puntuales. Sigo sin saber hacerlo. ¿Me das una pista? Besos

Mi vida en 20 kg. dijo...

Yo sentada aqui y me llego tu comentario, casi un chat...besos y saludos desde el desierto...

Enrique Páez dijo...

Gracias, Meiga. Ya sabía yo que aunque las meigas no existen, haberlas haylas. Un beso.

ana p. dijo...

Mari, dan ganas de irse (unas semanitas) al calor de estufa, a contarles cuentos al enano, a charlar hasta las tantas acurrucada contigo, a discutir de religión con David... Un beso enorme, lleno de toda la rutina calentita con la que nos hemos construído como hermanas
Te quiero

ana p. dijo...

Se me olvidaba
QUIERO UN ATRAPASUEEEEÑÑÑOOOOSSSS
cambio gorro de zorro/-a por artesanía quita-pesadillas. Que lindo te salió y ya sabes que la peor de mis pesadillas se quedó con el que me traje de Seattle, pero mira... ahora le encuentro sentido. : ) BIKISIMOS

Adriana Lara dijo...

Admirable que hayas decidido llevar una vida tan hermosa. Para mí, que te leo atrapada en el smog y el quilombo de Buenos Aires, tu blog es una ventana al silencio y a la paz.
Saludos.
Adri.

Meiga en Alaska dijo...

GEMINISDESPECHADA: Pues mira, nunca se me había ocurrido hacer una exposición con mis fotos, igual que nunca se me había ocurrido escribir un libro. Me estáis dando un montón de ideas nuevas :) Un beso.

CAMILEANDO: Mi hijo es que es muy fotogénico :) Y ya está en una edad donde incluso pide él que se le hagan fotos a veces :) Un beso para tí.

RUNNER48: Se me hace curioso qeu la definas como "extraña" serenidad... no sé si porque se te hace rara o poruqe si la serenidad es simplemente algo extraño en tu vida :) Un beso y disfruta del Sahara. Besos.

ENRIQUE: Claro que las hay, claro... acaso tenías alguna duda? :) Besos y me alegro qeu funcionasen mis instrucciones :)

FER: Besos para tí desde la helada tundra.

ANA: Pues atrapasueños será, que estoy haciendo un montón de ellos. Me lo estoy pasando teta con las bolitas :) Vaya, que igual con suerte y con tiempo hasta te caen 2 regalitos :) Te quiero, guapísima.

ADRIANA: Gracias por tu visita. me alegro de ofrecerte un espacio de tranquilidad. Un beso desd ela otra punta del continente.

Ohnenick dijo...

Un precioso descubrimiento este blog. Me alegra tener tanta lectura atrasada para estas vacaciones de Semana Santa. Besos

paideleo dijo...

Sabes ? Coincidos nalgúns detalles: eu tamén teño un fillo de case ano e medio e botei tres anos en Carolina do Norte, no rural e perto de indios Haliwa Saponi.
Distinguímonos en que ti dominas a linguaxe e dás calor a ese inverno de Alaska.
Un saúdo.

Andrea Podesta dijo...

Uy es maravilloso todo lo que te toca vivir, lo bueno es que te has hecho violin y toda esa brisa fresca que te toca saca de ti una melodia hermosa...
No se si aguataria tantos dias de frio, lo sufro terriblemante, pero me alegro de que sea un viaje a tu interior!!!
besos mil!!! llegaran con escarcha? tal vez.

Mónica...Cine Cuentos. dijo...

Hola meiga...¡Con mucho frío! Brrr. me impresionan las imágenes. Pero ¡qué lindo que es!

Mi hermana en abril se va a canadá con el marido y quieren visitar Alaska.

Bsss. Nos vemos.

Meiga en Alaska dijo...

OHNENICK: Bienvenida :) Me alegro que ya tengas pa' leer :) Besos y cuando quieras, encantada de recibirte.

PAIDELEO: Toda una aventura esta de tener hijos, eh! :) Y a esta edad es que son tremendos. Entretenimiento continuado, no para nunca :) Biquiños

ANDREA: Bienvenida por estas frías tierras. Eso que has dicho del violín me ha gustado mucho, aunque cierto es que también tengo mis días que desafino un montón :) Vuelve cuando quieras. Besos.

MONICA: Seguro que será un viaje inolvidable para ellos. Esta zona no es nada turística, exceptuando cazadores y pescadores en el verano. Pero si quieren visitarla, tenemos la puerta siempre abierta y el fuego encendido :) Besos

JOAKO dijo...

Leí el comentario donde me dices que viste "guerreros de antaño", me parecio que a pesar de ocurrir en la antipodas podia haber paralelismos con la situación de las tribus (se dice así) de Alaska. La peli la vi de estreno, osea que hace mucho, pero la recuerdo muy impactante, ya que toca también temas (muy de "moda" aquí) como la violencia machista, los pandilleros (nunca vi en el cine pandilleros mas "acojonantes"), etc. Una peli que desde mi visión de europeo no se si se ceñia bien a la relidad o tenia un aura "apocaliptica" que magnifica el fondo, o solo la forma.Me alegra que te haya gustado. bicos (¿se dice así?)

Uma dijo...

Me gusta mucho lo que escribís. Muy lindas tus descripciones de lo externo e interno.
Si puediera, iría a visitarte.... jaja (quedate tranquila que no tengo $$$$).
Saludos desde unos cuantos kms.

anamorgana dijo...

Me gustan tus aventuras y la forma de contarlas. Las fotos me encantan.Un placer pasr por aqui. Saludos
anamorgana

Arcángel Mirón dijo...

Es que si no disfrutamos de lo que parece pequeño, pronto nos quedaremos sin grandes aventuras. Todo empieza con una semilla, aunque suene cursi.

Ana dijo...

Me gusta leer tus crónicas de Alaska. Las fotos, preciosas; me ha encantado la de tu hijo especialmente.
Besos

Rayco dijo...

Meiga, te dejé un recuerdo de las Canarias (que no las K-Narias) en mi blog.

Elena Ospina dijo...

No te imaginas cuanto disfruto tus relatos, son mágicos!!! una delicia tomar un café mientras te leo e imagino esas lejanas tierras.
Un abrazo desde Madrid!

La Maga dijo...

Llego a tu blog a través del blog de Enrique Páez. Tus pequeñas historias de 48 grados bajo cero me recordaron a la serie mítica "Doctor en Alaska". Sigue deleintándome con tus aventuras cotidianas. He disfrutado mucho leyéndote. Gracias.

Nadie dijo...

Me quedé enganchada con lo de la vida hacia adentro que llevás, y con las cosas buenas y las malas que a veces surgen ... los recuerdos, los pensamientos.
Es la mejor forma de conocerse a uno mismo, no?
Seguro esta va a ser una experiencia absolutamente enriquecedora, aunque no siempre debe ser "soñada".
Podría apostar que la Meiga que deje Alaska va a ser otra muy distinta que la que llegó: mucho mejor.

A ver cuando se anima David a darnos la visión masculina de esta aventura. Lo esperamos ansiosos.

Desesperada dijo...

meiga, cuando te leo siento una sana envidia. me encanta leer cosas de tu vida allá, tan lejos, haces que sienta ganas de dejarlo todo y vivir una gran aventura!

EVA dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
EVA dijo...

Madre mía Meiga,
lo que hace la costumbre, ¿cómo puedes decir que lo que vives es una rutina? aaaaaaaaaaaay madre mía...queé envidia, aunque por unos días, porque el frío...no sé yo...no lo llevo demasiado bien..

Niña no me extraña que te enamoraras del niño-tazo, me recuerda a los ojos de tu criatura ¡es preciosa! y vaya fotos

Besillos cálidos desde el sur, me voy otra vez de vacaciones!

Lapa dijo...
Este comentario ha sido eliminado por un administrador del blog.
Mandarina azul dijo...

Meiga, una vez más es un gusto leerte. Hacerlo me da paz y relajación.
Sigue disfrutando así.

Un beso. :)

Meiga en Alaska dijo...

JOAKO: La película es muy realista y en mi opinión nada exagerada. Podría reflejar tanto la realidad de gente de Nueva Zelanda, como Alaska, Mexico o Albacete. Es muy triste, pero es como la vida misma. Y sí, el grupo de los tatuados era impresionante. Me encantó el hermano pequeño, que le decía al mayor que él llevaba los tatuajes tradicionales "por dentro." Gracia spor la recomendación. Bicos :)

UMA: A mí me encanta tener visitas por aquí. Ahora está aquí mi cuñada, y es un placer verla disfrutar. Ojalá viniera meas gente a vernos :) Besos.

ANAMORGANA: Un palcer recibirte por aquí. Un beso.

GILDA: No es cursi, es real. Besos.

ANA: Es que el niño es muy fotogénico, aparte de ser mi objetivo favorito, claro. Besos.

RAYCO: gracias por el recuerdo de las Canarias :) Eres un sol. Besos.

ELENA: Gracias, me alegra que disfrutes aquí. Besos.

LA MAGA: Bienvenida y gracias por tu visita. Te aseguro que el pueblo de Doctor en Alaska es una gran urbe en comparación con esto. Cuando quieras. Un beso.

NADIE: Creo que tienes razón. Seré diferente, aunque la misma, cuando salga de Alaska. Y me está gustando la experiencia. Besos.

DESESPERADA: Pues nada, mujer, anímate. David anda buscando asistente, si te interesan los temas medioambientales :) n beso.

EVA: Mujer, es mi rutina aunque se salga de lo que uno llamaría rutina. Y desde luego no equiparo rutina con monotonía, síno con estabilidad. Muchos besos guapa. Y disfruta de tus segundas vacaciones en un mes, suertuda..

MANDARINA AZUL: Pues encantada de tenerte por aquí cuado busques paz y relajación. Besos.

Éowyn dijo...

Preciosas fotografías. Felicidades :)

De Lirium soy dijo...

Como siempre, es un placer visitarte, aprender de tus experiencias. Ver esas fotos maravillosas... tu pequeño tan abrigadito, tu esposo lleno de nieve... y lo que relatas de cómo transcurren tus días. Un aprendizaje diario, sinceramente disfruto mucho de tu blog. Un beso

moderato_josef dijo...

Un post muy interesante con unas fotos espléndidas; envidiable pero la envidia es sana. Saludos intensos desde España! Gracias por el regalo. Te visito por primera vez.

karen dijo...

A mi me gusta la calidez que logran emanar tus palabras desde un lugar tan frío...a seguir con las aventuras en Alaska...sean las que sean...

Saludos chapines e insomnes...

la granota dijo...

Ummm, sí, pero esa aventura "interior" digamos que puede surgir más fácilmente en un lugar y con unas circunstancias como las de Alaska. ¿O sólo lo pienso para no lanzarme a una aventura así sin salir de mi ciudad?
Siempre un placer leerte y disfrutar de tus fotos.

carlota dijo...

Se me olvidó decirte que también compartimos una aficción: el yoga. A mí me ha venido estupendamente, no sólo por lo que es la parte física (mi espalda no ha vuelto apenas a molestarme) sino también, como bien dices, por la conexión con lo divino que tenemos cada uno de nosotros :) Te leo y por una parte me das muchísima envidia... sí, sobre todo por esa forma de disfrutar de todo lo que te rodea. Un abrazo, Meiga.