lunes, enero 26

Andan cerca los lobos




Todo empezó el sábado pasado, durante una mañana típicamente perezosa de invierno. Naím jugaba tras las cortinas, cuando de pronto salió corriendo mientras gritaba: "Mami, mami, un muuuuusssss!!!" Moose es alce, en inglés. Y como este niño ahora usa dos idiomas, pues los mezcla como quiere con mucho salero.

Al descorrer la cortina, ahí estaba, a menos de tres metros de la ventana del salón, mascando tranquilamente las ramas de los sauces del jardín. Al percibir el revuelo que había despertado en nuestra familia, el alce nos miró y lentamente se internó en el bosque sin decir ni mús.

Al día siguiente, otro alce se paseaba lentamente por el cruce de al lado de casa. Se dió unas buenas vueltas calle arriba y calle abajo, decidiéndose esta vez por los sauces de la vecina. La verdad, yo también elegiría los suyos. Tienen mucha mejor pinta que los nuestros. Las ramas de sauce son su manjar preferido y por lo que cuentan son además una buena aspirina natural. Este alce se pasó toda la tarde de casa de la vecina a la nuestra y vuelta para atrás. Sobra decir que con alces merodeando por el jardín, mejor quedarse dentro de casa a buen recaudo, que dicen que tienen muy mala leche. Y yo, con ese tamaño que se gastan, prefiero no comprobarlo, la verdad.

Los días siguientes siguieron trayendo alces y más alces. Uno cruzando la carretera, dos tumbados en la nieve en el jardín de atrás rumiando tranquilamente, otra con su bebé cruzando el río, otro más medio despistado en medio de la pista de aterrizaje del aeropuerto, cuatro de charla en el aparcamiento de la clínica...


Dicen que siempre que aparecen alces como ahora, es que andan los lobos alterados y vienen a refugiarse en el único sitio donde saben que no corren peligro: el medio del pueblo. En esta zona, a un alce no le van a disparar en esta época del año a no ser que alguien corra verdadero peligro. A un lobo, en cambio, cualquiera le metería un tiro sin dudarlo ni un segundo.

También puede ser que este año los veo más porque simplemente los sé ver mejor. Sé que el anõ pasado se me escaparon varios porque todavía no los sabía ver. Y mira que son grandes.

Pero tambien puede ser que, como cree la tradición Yup'ik, este invierno soy mejor persona y estoy más en paz conmigo misma que hace un año, y por ello los alces permiten que yo los vea.

42 comentarios:

Juana dijo...

¡Que maravilla de animal!
Es lo bueno que tiene vivir en esos sitios, la naturaleza salvaje está ..... en tu propio jardin.

VANESSA dijo...

jope yo como mucho veo palomas en frente de mi piso, que diferencia jejej


que suerte la tuya


besitos madrileños

la granota dijo...

"y lentamente se internó en el bosque sin decir ni muuuuuuuuussssss" ;)

JOAKO dijo...

Los sauces lo que contienen es acido acetilsalicilico, es decir "aspirina".
Yo como mucho veo algún pajarillo desde mi ventana, en Madrid ya se sabe. ¿viste el documental de Nanuk? a mi me pareció muy bueno, un clasico del documental cuendo esto no existia.
Lo del lobo es digno de estudio, ahora aquí hay una buena montada por las cuotas de lobos muertos legalmente en Aragón, en León y en algún otro sitio. Parece que el lobo es el malo en muchos sitios, tal vez allí si que lo sea justificadamente, no lo se.
Un abrazo

Tatito dijo...

Que bueno que los animales sepan a quien acercarse, ya que les mueve el instinto y eso siempre es de fiar...que bueno que se acerquen a tí, porque eso nos hace ver a todos que eres de fiar!!!

sigue disfrutando de esas pequeñas cosas que la vida te regala día a día...aunque estos son bien grandes!!!jajajajajaja

Besos from Asturias!

Meiga en Alaska dijo...

JUANA: sí, tiene sus ventajas y también sus desventajas, no te creas. Encontrarse a un alce o un oso de frente en tu jardín puede ser un susto tremendo :) Besos.

VANESA: Pues mira, yo palomas no veo :) Besos.

LA GRANOTA: jajajajajaja... te lo puedo copiar? :)

JOAKO: Uy, tienes razon. Era aspirina, no antibiótico. Gracias por la corrección. Y no, aun no he visto el documental de Nanuk, pero lo veré, seguro. Lo del lobo, la verdad, no se que decirte. Cierto es que los años que hay muchos lobos diezman la poblacion de alces, que es uno de los recursos alimenticios básicos de la gente del lugar. Pero creo que hay tambien un odio visceral injustificado que no sé a cuando se remonta. Porque la Sarah Palin no es la única que mata lobos desde el helicóptero, te lo aseguro. Es una práctica muy extendida, por desgracia. Y no sé si es posible justificar tal burrada. Besos.

TATITO: Gracias por lo que me toca, jejeje. Un besote.

Inuit dijo...

Disfruto plenamente de tus entradas y aprendo un montón. Es precioso el final de ésta. Te escuché en la radio.
Inuits

camileando dijo...

yo me quedaría con la teoría yupik, estás más en paz contigo misma, ¡que bonito que los alces te vayan a decir eso!
Era de esperar que los hermosos paisajes y las aventuras extremas que vives te hayan hecho una mejor persona. :)

batzk dijo...

Que reflexion mas interesante haces sobre la razon por la que este a~o si se te acercan los animalitos. Creo que es muy cierto, ellos perciben mucho mas las intenciones y el humor de otros seres vivos.

Rafa dijo...

Qué envidia, por Dios. Alces en el jardín, el otro día vimos un jabalí y fue un acontecimiento para toda la familia.

Paseando por tu nube dijo...

Me alegro por tí y sobre todo por Naim, me parece genial que tu enano crezca tan cerca de la verdadera naturaleza en estado puro.
Un beso cielo

Belén dijo...

Bueno, preciosa, los alces están mas seguros en el poblado, pero aún así no dejes de ver los lobos...

besicos

Irene dijo...

Me encanta la teoría yupik a mí también, qué bonita. Yo aquí me harto de ver ardillas y algún colibrí, pero bichos enormes como los alces no. Y mejor, qué susto debe dar encontrárselos la ladito de tu casa ;)

la granota dijo...

Te lo regalo ;)

Qué pena lo que cuentas de matar lobos desde helicópteros. A veces tenemos una visión utópica sobre la gente que vive ahí en armonía con la naturaleza y esas cosas... Supongo que será como aquí matar cucarachas...

Irreverens dijo...

¡Qué cierto eso de que hay que saber ver a los animales!
:)

Tengo la sensación de que, desde que vivimos en grandes urbes, hemos dejado de mirar para simplemente pasear la vista sin detenerla en nada.

Y eso no es bueno, no.

Un besazo.

Cris dijo...

Muy interesante y con las tres opciones de por qué se ven (el aprender al verles, los lobos o el que ellos se dejen ver) yo creo que tendrás que hacer un cocktail y esa será la razón correcta :-) Yo nunca he visto uno pero si que me han dicho que son enooormes y uno se queda con la boca abierta la primera vez que los ve! Un saludo desde la cada vez más calurosa India en ésta época y desde mi jardín, en donde lo más exótico que se ve son los loros salvajes :-)

irene dijo...

Dicen que nuestro ojo no nos envía la infromación que no reconocemos, cómo les pasó a los indios con la "gloriosa llegada de Colón y sus compinches" tenían los barcos delante y al no haberlos visto nunca no los reconocieron....asunque coincido con la otra Irene y me encanta la teoría de los yu'pik y seguro que eres aún mejor persona, si cabe..
Un abrazo invernal la cosita(me encantaría estar espanzurrada contigo en QUEIRUGA tomando el sol....)

mreina dijo...

¡Me encanta leerte¡ gracias

Isabel dijo...

Cómo me gusta leerte,Miriam; siempre con ese punto de vista tan personal,elocuente y amable.
Cuántas experiencias inolvidables llevas ya guardadas en tu álbum vital,amiga...
Disfruta de todo lo bueno que pueda aportarte la vida ,allí donde te encuentres,como haces ahora, y muy bien por cierto.Un fuerte abrazo.:-)

peke dijo...

Comparto contigo a idea de que hai que aprender a ver.

xoubinha dijo...

Tu blog es verdaderamente genial, me encanta. Haces tan cercano algo que nos queda tan lejano. Está claro que, como decía Antoine de Saint-Exupery "para ver claro, basta con cambiar la dirección de la mirada".
Gracias por compartir tu experiencia de vida con nosotros.
Por cierto, me encantaría poner un link a tu blog desde el mío, si no te molesta ;-)
Saúdos galegos

Quique dijo...

Joder, que envidia que me das. Yo, ya sabes, sólo los veo en pintura
Un abrazo

Sibyla dijo...

Hola Meiga!!!!!!!!!

Yo creo que es segun la tradición que eres una persona estupenda este invierno, aún más que el anterior, y por eso tus ojos han aprendido a ver los alces.

Debe ser una experiencia muy bonita, las imágenes son preciosas.
Recuerdo el año que estuve viviendo en la Sierra de Cazorla y en cuanto menos te lo esperabas veías ciervos y gamos, sobre todo en la época del apareamiento.

Aquí en Spain,está haciendo un invierno duro, estamos haciendo competencia con Canadá! Ja,ja,ja

Besitos guapa, siempre es un placer leerte y saber de tí:)

Meiga en Alaska dijo...

INUIT: Gracias, linda. Pues anda que ya hace de lo de la radio, me alegro de que lo escuchases :) Besos

CAMILEANDO: No sé si mejor, pero desde luego más... ni sé... diferente de algunas maneras, desde luego... Besos.

BATZK: Cosas de los Yup'ik, a mí no se me habría ocurrido eso en la vida :) Besos.

RAFA: Aquí en cambio, sería todo un acontecimiento ver un jabalí :) Un abrazo

PASEANDO: La verdad es que Naím es un privilegiado. Criarse en medio de la naturaleza más salvaje del mundo es un honor que pocos críos pueden decir que han tenido. A ver como repercute en su personalidad más adelante. Un besote

BELEN: Pues mira, lobos aún no he visto... pero veré, vive dios que veré. Besos.

IRENE: Te diré. El otro día salí a fotografiar a uno que se me había colado en el jardín de delante y al salir, casi me choco con otro que había pegadito a la casa. Me dio una taquicardia que ni te cuento, y ahí me quedé, escondida detrás de la puerta, sacando solamente el objetivo, no fuera a ser... Besos.

LA GRANOTA: Creo que tienes razón con eso de la visión utópica. Mucha razón, más de la que crees. Besos.

IRRE: No, no es bueno, estoy de acuerdo contigo. Y lleva su tiempo aprender a ver lo que nunca has visto. Besos.

CRIS: Seguramente una mezcla de las tres razones sea la realidad. Son enormes, son. Más grandes que caballos, desde luego. besos

IRENE: Sactamente, nena, hay que aprender a ver lo que no se ha visto nunca. Otro abrazo invernal con sueños de Queiruga para tí también.

MREINA: De nada :)

ISABEL: Gracias por tus palabras hermosas, como siempre. muchos besos.

PEKE: Un beso para ti.

XOUBINHA: Desde luego que puedes poner un link en tu blog, sin problema alguno. Me alegro de qeu disfrutes con mis historias. Un biquiño.

QUIQUE: Ya sé, ya sé. En la otra Alaska como que no hay alces de verdad :) Besos.

SIBYLA: La experiencia es alucinante y estos días está llegando a un punto casi chistoso. Te aseguro qeusi el año pasado vi dos alces en todo el año fueron muchos. Y en las dos últimas dos semanas, estoy viendolos todos lso días, uno aquí, dos allá, tres acullá... tremendo. Ayer cuando vi tres en el jardín, ya me dio la risa y todo :) Besos, hermosa

Rose dijo...

(dí que si....no hay nada como reconocer los fantasmas de uno para poder identificarlos.....;))
Maravilloso relato...fía todo lo que cuentas ye de cuentu de navidad!!!!

bicos astur-galegos!!

Ana dijo...

Cómo no me enteré antes de que los sauces eran tan buenos? Sabés las aspirinas que habría evitado tomar?! =p

Berta dijo...

Me encanta leerte. No me imagino cómo se debe sentir uno viendo un alce así de cerca, pero sí si el que se ve es un lobo. Decididamente me quedo con el primero.

Una pregunta de ignorante¿se cazan los alces?¿la carne de alce se come por ahí?. Ya te dije que era pregunta de ignorante ;-)
Con tu blog estoy aprendiendo un montonazo. Me encanta.
Además he descubierto que la teoría de los Seis Grados de Separación, por la cual, “...cualquiera en la Tierra puede estar conectado a cualquier otra persona del planeta a través de una cadena de conocidos que no tiene más de cinco intermediarios... (Cfr. Wikipedia), se ha cumplido en este caso una vez más. Tenemos papás, bueno el mío ya está arribita, que han trabajado juntos, jaja. Esta teoría es increíble.

Muacs desde Santiago.
Berta

La Maga dijo...

Qué leyenda tan bonita, cuando estás en paz contigo mismo los alces se presentan ante tus ojos. Tenemos tanto que aprender de los animales... Me encantan todas las leyendas que tengan que ver con ellos.

David en Alaska dijo...

hola jefa,
la teoría yup'ik al completo es que cuanto mejor persona eres, los animales más se te presentan. Tiene reminescencias budistas, y la segunda parte es que se presentan no para que les veas, sino para que les caces y te los comas. En realidad, no se presentan, sino que se ofrecen. Es una falta de respeto ver a un animal y no cazarlo. Está muy mal visto y la creencia es que si no cazas a un animal, tendrás mala suerte porque estás insultando a Ellam Yua (de pronunciación imposible en español, la ll se pronuncia poniendo l alengua plana en el paladar y dejando salir el aire por los lados), que traducido quiere decir Dios, o consciencia, aunque es sinónimo también de cielo, tierra, tiempo (atmosférico), etc. Si eres muy bueno, y has visto muchos animales, aunque no te haga falta comida, has de cazarlo, y dárselo a otra persona, empezando por los ancianos. El más alto estrato social esquimal e indio es quien más comparte, no quien más tiene. Bueno, era, ya sabemos que cada vez más se lleva lo de acaparar. En una sociedad cazadora, el liderazgo lo llevaba el que era mejor cazador, dado que no cazar significaba el hambre instantánea. El buen cazador compartía, también porque no había forma de preservar cazas en exceso. Los cuentos y leyendas yup'ik hablan constantemente de cómo los animales se alejan de aquellas personas violentas, desordenadas, malhumoradas. Al fin y al cabo, lo que dicen es que los animales se alejan de la gente con muy bajo grado de consciencia, inmersos en sus pensamientos, que no saben "ver" lo que tienen delante de sus narices. Ah, el único animal que no se caza, aunque se vea, suele ser el oso grizzly para los yup'ik (aseguran que es respeto espiritual, pero yo me atrevo a pensar que tiene que ver más que un grizzly de 3 metros de alto cabreado malherido es mejor evitarlo) mientras que los athabaskan tienen más respeto por los lobos (más frecuentes en el interior), aunque al final también los cazan por su piel, que es de las más calientes, como atestigua el ruff de mi parka. Otra leyenda más, cuando se va a cazar, los esquimales y los indios nunca dicen que van a cazar, porque te oyen los animales. Tampoco se menciona nunca al oso, porque te oye a través de la tierra y no quieres, repito, no quieres encontrarte con un oso grizzly, y menos aún con uno negro, más imprevisible. Hay una leyenda muy buena acerca del caracter imprevisible de los osos, que los esquimales comparan a una mujer celosa. Bueno, y para futura referencia, los animales que no se comen son: el lobo, el oso grizzly a menos que sea de montaña, el zorro, los hurones y comadrejas, las aguilas, los cuervos, y los pajaritos pequeños (más que nada porque no alimentan demasiado). Se comen: los linces, los alces (number one), caribús (number 2), puercoespines, ardillas, marmotas, ratas de agua, castores, buho, patos, gansos, cisnes, focas (number one abajo del rio), ballena (number 2 abajo), morsa, ptarmigan, urogallo, y de peces salmón (king, coho, chum, silver y pink), congrio, sheefish, blackfish, whitefish, smelt, luch, burbot, anguila, halibut (en la costa), almejas (de costa y río), trucha de lago, trucha de río, grayling, y creo que ya los he dicho todos. Mmmmm, qué hambre me ha entrado, no veas si echo de menos unas tiritas de salmón ahumado! Un beso nena

Cigarra dijo...

He llegado a tu blog por recomendación de una amiga y me ha encantado. Tienes un modo muy bonito de contar tu vida, allá tan lejos. ¡Y yo que creía que estabamos pasando frío en Madrid! Volveré. Un saludo.

una de cal y una de arena dijo...

Miriam:es la primera vez que te leo y me encantó lo que encontré en tu blog.
Yo soy una argentina viviendo en Galicia y también tengo un blog que uso para contarle a familiares y amigos mi día a día.
En varios de tus post encotré la forma "correcta" de expresar lo que muchas veces quiero decir.Por eso en el post mío de hoy hago referencia a tu blog.
Gracias por compartir con todos esas fotografías tan hermosas.

Patricia Cruzat Rojas dijo...

Un Alce en tu ventana!!!!!
y yo que tiro miguitas en la mía del piso 17 para lograr ver algun gorrioncito!!!!!!!!!

que vida loca la tuya no???
....hermosa....

será que tengo que ser aun mejor persona para ver mas animalitos volando por mi ventana???

un abrazo
paty

maria jesus dijo...

Meiga, me gusta tanto todo lo que cuentas que me gustaría conservarlo, pero no quiero hacerlo sin tu permiso ¿me dejas?Que experiencia tan estupenda estas teniendo.

almulou dijo...

Hola, me siento muy identificada, porque soy una madrileña viviendo en la Upper Peninsula, en la parte de Michigan que está pegada al Canadá. Yo también he visto algún alce, oído coyotes y olido mofetas :-)
He llegado a tu blog de casualidad y me encanta.
Mucha suerte
Un abrazo desde Escanaba
Almudena

Nick: (Luz) - Asturies dijo...

Tiene que ser maravillosa la sensación de asomarse a la ventana y ver un alce, aunque mi marido estaria encantado de ver al Lobo (le entusiasman)mi madre dice que eso es porque nunca perdio una oveja a manos del lobo...
Saludos y Feliz invierno.

maria jesus dijo...

Mas, mas, yo quiero mas

Evamar dijo...

Tiene que ser precioso encontrarte por la calle con alces aunque chocante. De todas maneras me ha dejado sin palabras lo de la tradición Yup'ik, eso de que este año puedes ver los alces porque has sido mejor persona no deja de ser, por lo menos, curioso.

Besos!!

Jacqueline dijo...

Y yo que me muero por ver aunque sea un ciervito, nada! he suspirado por verlos durante 3 años y medio. este invierno, de lejos vi a dos venados en el jardin de una casa, pero fue tan fugaz, la vision duro como dos segundos y estaba nevando....

SUERTUDA.

Cariño dijo...

Vaya frío!!! Las fotos son preciosas y me encanta leer tus textos. Un saludiño desde Galicia.

Madame Vaudeville dijo...

En mi (tu) Galicia sólo veo gaviotas por doquier, jeje.
Bueno, y alguna loba con piel de cordero...
Un besito.
MUA! (digo, Auuuuuuuuuuuuuu)

PD. En el cabaretito hay un homenajilllo a Coruña. Está usted invitada a pasarse y deleitarse con imágenes de la terriña.

Y aullémosle a la Luna!!!!

Paseando por tu nube dijo...

Bueno, que ya echamos de menos tus aventuras, que pasó para dejarnos abandonados durante tanto tiempo?
se acercaron demasiado los lobos?
Un beso wapa

Anónimo dijo...

Hola,
Dime una dirección de e-mail donde escribirte. Tengo una información que quizá te interese incluir en tu blog.
Mi correo: janaru@gmail.com

Un saludo.