jueves, diciembre 4

De cambios y ciclos



Me ha costado mucho estas semanas sentarme a escribir o a leer. El blog se siente abandonado y se desborda el reader, pero qué le vamos a hacer. Por un lado, el descalabro emocional y hormonal de hace un mes, que me tuvo comprensiblemente descolocada un par de semanas. Y por otro, el haber comenzado por fin a vislumbrar cual será nuestro siguiente paso una vez que el proyecto que nos trajo hasta este pequeño pueblo perdido en la tundra alaskeña termine el verano próximo. Tener más o menos definido lo que se avecina, dentro de la imposibilidad de definir el futuro, siempre me insufla energía y hace que me arrebaten los aires de renovación. Sobre todo si el cambio apetece, como en este caso.

Nuestro siguiente paso en principio implicaría quedarse en Alaska un par de años más, pero esta vez en la ciudad. Ciudad pequeña, donde es posible seguir disfrutando de la increíble y dura naturaleza de Alaska, pero con las ventajas que posee vivir en un lugar comunicado por carretera con el resto del mundo. Para mí eso significa gente diversa, vida social y profesional, restaurantes, parques, tiendas, clases de danza... Cosas que hoy por hoy me parecen un lujo y que agradezco no haber tenido por un rato para poder apreciarlas aún más.

Así que como anticipio a los cambios que se nos avecinan, he decidido también dejar de ser exclusivamente maruja y madre y ponerme a trabajar en algo que no tiene nada que ver con lo que he hecho estos últimos quince años. Y sí, me lo paso muy bien. El lado Virgo de mi persona disfruta enormemente poniendo orden en el caos. Cuanto mayor sea el caos, mayor el disfrute. Y puedo asegurar que la oficina donde trabajo es caótica hasta decir basta y eso que sólo trabajamos allí diariamente dos personas.

Trabajar en la Alaska rural es una experiencia que vale la pena vivir. Por lo curioso y cuasi surrealista, más que nada. Y sólo llevo una semana. No me puedo imaginar cuando lleve tres meses. Como cuando el primer día mi jefe me dijo que no me estresase por llegar a mi hora a trabajar. Que si quería llegar a y cuarto o a y media, que a él le daba lo mismo. Y no lo dijo en broma, no, que luego me riñó un día por llegar a mi hora. Así que ahora llego tarde por norma. Y luego tampoco es que me deje hacer mucho una vez que llego, porque no para de contarme batallitas. Si simplemente le escuchase, trabajaría como mucho unos 20 minutos de las 5 horas que dura mi jornada laboral. Y eso cuando él se va a dar una vuelta por ahí. O sea, que en realidad me pagan por llegar tarde y no trabajar. Ah sí, y por disfrutar de los amaneceres, que en esta época se ven estupendamente desde mi oficina. Tendré que llevarme la cámara.



Esto de trabajar para otro, que no hacía desde que nació mi hijo, es un cambio enorme también para él. De un día para otro ha comenzado a ir a la guardería y aunque los dos primeros días fueron durillos y el despegue inicial madre/hijo fue lacrimógenamente estándar, ahora lo llevamos estupendamente. Es un cambio positivo para todos y estoy segura de que en un par de meses tendré un hijo totalmente bilingüe, con sus necesidades de socialización medianamente cubiertas. Doy gracias por la enorme suerte de haber podido elegir quedarme con mis hijo en casa los dos primeros años de su vida. He disfrutado cada minuto de estar con él... Bueno no, mientro como una bellaca. He tenido mis malos momentos, pero como al final del día se me olvida todo al irle a arropar y dar un beso mientras duerme, visto ahora parece que sí he disfrutado cada minuto. Y estoy segura de que fue la mejor decisión.

Y como la cosa parece que va de cambios, pues hoy al cielo le ha dado por llover. Así, sin venir a cuento. Dos meses nevando, con un frío de narices que llegó hasta los 34 bajo cero, y de repente un buen día se pone a llover.

Y aún con tanto cambio, y a pesar de la lluvia que no em gusta nada de nada, tengo estos días una agradable sensación de seguridad y confianza que creo que en parte viene dada por la familiaridad del invierno y repetición de toda una serie de experiencias y sensaciones físicas que ya h pasado. Ya no soy novata en esto del invierno de Alaska.

Vivir tan cerca de la naturaleza siempre aporta mayor conciencia del ritmo cíclico de la vida. Y lo mejor de todo es que dentro de esos ciclos repetitivos siempre hay lugar para el cambio constante y el crecimiento.

38 comentarios:

irene dijo...

Adelante los cambios, adelante la vida, adelante caminante q ya casi tambien eres de Alicante.
Te quiero nena y mucho

la granota dijo...

Me gusta cómo lo cuentas, siempre, tan sencillo, tan bello, tan profundo.

Una suerte haberte encontrado en el "proceloso mar" de los blogs.

JOAKO dijo...

Lo que cuentas es tremendo, que condensación, que de cambios, yo creo que los cambios son buenos, son lo que da sensación de vivir, es donde nos relacionamos, donde sacamos a pasear tanto nuestras neuronas, como nuestras habilidades sociales, y lo digo también por tu hijo.
Un abrazo

Irreverens dijo...

Si es que la vida es un cambio permanente, en realidad, ¿no? Lo que ocurre es que en situaciones como la tuya, se hace todo mucho más evidente.
Como dicen por aquí, sigues embaucando con tu forma de contarnos las cosas más íntimas y, a la vez, más universales.

Bien por ti y por tu hijo.
:D

Un besazo enorme (y que las lluvias sean breves)

Juana dijo...

Me ha encantado, yo a veces me pregunto porque me pagan ... por escuchar, por ejercer de mediadora, por reír y hacer reír, por pacificar, por proteger a los hombres de mi alrededor, que por cierto son legión, por escribir en blogs, por ... no se, por cosas muy "raras" jajajaja
Disfrutar y "sufrir" a nuestros hijos cuando son pequeños, es un placer y ..... porque negarlo, una tortura gratificante jajajaja
Un placer leerte.

rose dijo...

Bienvenida...ya te echabamos de menos...
Sigue contándonos y sobre todo,sigue...aunque sea duro caminar en días de lluvia.

Life goes on!!

Belén dijo...

Pues ha sido la mejor decisión, querida, el quedarte con tu hijo, y has/ha tenido suerte :)

Porque lo has disfrutado, hasta cuando te sacaba de las casillas, pero eso siempre es un aprendizaje :)

Bueno, nos irás contando no guapa?

Besicos

ana p. dijo...

Bienvenida al espacio blogero...Me encanta tu descripción de las cosas, la lluvia parece ser mucho más que agua en este momento y tus próximos capítulos de Mirita, una chica de provincias, prometen aventuras, retos, aprendizajes... Reitero mi felicidad por todo lo bueno que tienes y todo lo que se avecina. Que gusto poder compartirlo cariño... Igual que siempre, desde esa distancia cercana que creamos hace una porrada de años, cuando el deshielo y la aparición de nuevas especies.... Y así sé que hasta que nos reunamos en alguna parte del mundo, a tejer chalequitos para nuestros nietos, calentitas porque el sol nos seque nuestros ancianos huesos... Que gran regalo de la vida eres mari, cuánto y qué bueno me has traído. Te quiero

Marcoiris dijo...

Suena como que va a ser todo un cambio positivo. Estar en un pequeño pueblito te va a permitir disfrutar de la naturaleza, pero te va a permitir disfrutar de esas cosas que ahora no puedes. Y como lo otro ya lo estas disfrutando ahora, pues aprovecha y disfruta todo lo que puedas del presente y luego a otra nueva aventura!! Imagino que el desapego emocional de un hijo en esa fase debe ser duro, pero te dará madurez y tendrás algo mas de tiempo para ti. Un abrazo

Matahari dijo...

No sabes la alegría que me ha dado tu retorno. Sé feliz, por favor, y transmítenoslo.
Un abrazo.

Fini dijo...

Los cambios dan mucha pereza, pero pasado el "miedo" inicial casi siempre acaban siendo posibles. Un abrazo

geminisdespechada dijo...

qué bien! según iba leyendo pensé que te ibas de alaska.. pero me alegro que no sea así, y si además tienes mejor calidad de vida pues perfecto!

Lileth dijo...

La vida sigue y es tiempo de cambios...

Que todo sea a mejor.

Un beso.

Ana dijo...

Está bueno poder ir adaptándose a los cambios que la vida nos depara, y ser flexible y disfrutarlos. Después de todo de eso se trata, de disfrutar!

Meiga en Alaska dijo...

Gracias a todos los que habéis seguido pasando por aquí en este mes de ausencias y mostrando vuestra preocupación y cariño. Espero pronto encntrar una nueva rutina que me permita escribir y seguiros visitando de manera más asidua.

NENA: Adelante, por supuesto, no puede ser de otra manera. Yo también te quiero.

LA GRANOTA: Gracias por tus palabras y por seguir viniendo por aquí aunque en este mar haya habido calma chicha estas semanas. Besos.

JOAKO: Yo sin cambios no podría vivir, aunque antes de verlos claros siempre me dan como pereza o miedo. Un besote.

IRRE: Pues sí, aunque sea con cosas pequeñas, siempre estamos en contínuo movimiento. Y que te oigan allá arriba con lo de las lluvias, que no veas el desmadre de hielo y barro que se monta en estos días. Besazos.

JUANA: Encantada de verte por aquí. Me ha llamado la atención eso de qeu te pagan por "proteger a los hombres a mi alrededor" :) Besos.

ROSE: Gracias, maja. Lo que son duros son los resbalones con el hielo en el que luego se convierte la lluvia. Nada agradable, te lo aseguro. Besos.

BELEN: Si, ha sido la mejor y espero poder volver a hacer algo parecido si tengo un segundo. Besos.

MARI: Supongo que estar metida en el meollo de la actividad politiquera del pueblo puede prometer bastantes aventuras, al menos por unos meses hasta que el cambio se haga realidad. MIllones de besos desde la distancia cercana.

MARCOIRIS: Eso intentaré hacer, aprovechar y disfrutar al meaimo loq eu se me presente por delante en cada momento. Besos.

MATAHARI: Lo intentaré, te lo aseguro. Un beso.

FINI: Yo tengo la impresión de siempre haber tenido bastante suerte con los cambios. Me asustan antes de verlos claros, pero bueno, es parte del proceso. Besos.

GEMINITAS: Si me fuera de Alaska tendría que cerrar el blog o cambiarme el nombre :) Porque Meiga en Wisconsin como que no queda tan bien. Besos.

LILETH: Siempre... Gracias. Besos.

ANA: Estoy totalmente de acuerdo contigo, guapa. Un besote.

coro dijo...

Vivo cerca de la naturaleza desde hace poco, no tan extrema, obvio, naturaleza rural gallega para ser exactos y desde entonces, coincido en que una aprecia esos ciclos maravillosamente bien, y los cambios, que también se producen...para mi todo esto ha sido un gran descubrimiento. Una alegría volver a leerte meiga, un abrazo

elimary dijo...

Qué bien que ya te encuentres mejor!. Tienes que contarnos qué trabajo es ése al que te dedicas. Con tantas ventajas, a lo mejor nos planteábamos el cambio más de uno!.
Un abrazo

Urban dijo...

los cambios suelen ser buenos, aunque no lo sean siempre traen algo positivo, joer te das cuenta de lo que cuentas por tu trabajo!! eso es un suño hecho realidad!

Alaska!! mmmm solo de pensarlo me entran escalofrios, y no lo digo por el frio.
Cuidate da gusto leerte.
un abrazo

maria jesus dijo...

!Cuanto me alegro de que hayas vuelto y de tus nuevos proyectos. Sigue disfrutando de lo que haces y haciendonos disfrutar cuando nos lo cuentas. Un saludo

Isabel dijo...

Sentir que una lleva las riendas de su vida,no es sólo necesario sino enriquecedor,amiga.
Saber qué se quiere e ir a por ello,poner orden...es, en suma, saber vivir; y creo que tú sabes apreciarlo y llevarlo a cabo sin duda alguna.
Te mando mis mejores deseos y que la vida,como hasta ahora,siempre nos sirva para crecer.Te dejo un besazo,Meiga.:-)

Cris dijo...

Qué bien meiguinya! Veo que has empezado otro episodio de tu vida (ahora me gustaría que nos contaras un poquito que tipo de trabajo haces en Alaska, no por cotillear, que también, en el fondo todos somos unos cotillas, pero más por saber qué tipo de trabajos/economía existe en Alaska) La vida te ha colocado ahí y seguramente será por algo. Y lo de que el chiquillo sea bilingüe es lo mejor que os podía pasar, es uno de los mejores regalos que se les puede dar a los ninyos hoy en día en este mundo globalizado (aunque algunos se resisten yo pienso que ya no hay vuelta atrás, todos estamos ya en el camino de la globalización) Lo de saber un idioma sin tener que estudiarlo en el futuro le servirá de mucho.

Aquí me quedo sentada esperando por las fotos :-)

Marisol dijo...

Me alegro mucho de que estés mejor! Y si que te puedes considerar afortunada por poder disfrutar de tu hijo plenamente durante 2 años. El mio tiene 13 meses y lo tuve que dejar con 3 meses y medio. Y eso que no me puedo quejar que solo trabajo 5 meses al año!!! Un saludo desde Castellon y adelante con esos cambio que te van a renovar!

Gwynette dijo...

No he acabado de "ligar" en qué trabajas, pero me ha venido a la memória la série: "Doctor en Alaska", -una série que me pareció muy honesta-, y como retrataban a los personajes, que se estresaban poquísimo ! :-)

Y cuando estés en la nueva ciudad, nos contarás "cienes" y "cienes" de novedades que compartiremos..oleee !!

Besitos cariñosos para ti

Paseando por tu nube dijo...

Todos los que ya te queremos, sabiamos que necesitabas este tiempo para tí.
Pero como somos egoistas por naturaleza, te echabamos mucho de menos, a tí a tus cálidas cronicas desde las tierras del hielo.
Lo siento wapa pero es muy grande el enganche que ya has provocado en nuestras vidas y necesitamos leerte.
Me alegran esos nuevos/buenos cambios, tu reentrada en el mundo laboral, aunque sea de "oyente" y como no, la de tu chiquitín en el mundo de los grandotes que van al cole.
Un besazo de reencuentro.

Cariño dijo...

Un placer leerte y gracias por compartirlo. Un saludiño desde Galicia.

Meiga en Alaska dijo...

CORO: Mmmm... me gusta la naturaleza gallega :) Sobre todo porque no hay osos ni alces que te puedan poner en peligro si sales a pasear o acampar, por ejemplo. Un biquiño.

ELIMARY: Pues mira, trabajo de secretaria del ayuntamiento. Pasar de currar en mi casa a estar en el medio del meollo de lo que pasa en el pueblo, es todo un cambio, créeme. Besos.

URBAN: Lo de que mi trabajo sea un sueño hecho realidad es pelín discutible, pero desde luego en la Alaska rural, nadie parece tener prisa... lo cual es genial :) Un besote.

MARIA JESUS: Gracias, guapa. Espero venir con más regularidad por aquí y a visitaros a vosotros. Será cuestión de organizarse un poco mejor ahora. Besos.

ISABEL: Gracias por el cariño, linda. Intento apreciar lo más posible lo que tengo en cada momento. A veces me sle mejor, otras peor... como a todos, imagino. Besotes.

CRIS: Sobre la "economía" de la Alaska rural no hay mucho que contar, la verdad. Al menos en esta zona. La gente mayormente vive de las subvenciones del Estado y el gobierno federal. Yo trabajo en el ayuntamiento ahora. Pero vaya, en nuestro pueblo (que es el segundo más grande de la zona) hay varias organizaciones nativas que no se sabe muy bien qué hacen y en cuanto a negocios de verdad: una tienda, una pizzeria, y un par de constructores que cuando los necesitas curiosamente nunca pueden venir a currar. La mayor fuente de trabajos proviene de una mina río arriba, que está todavía en proceso de exploración. Y camiando de tema, estoy totalmente de acuerdo contigo con lo del bilinguismo en los críos. Ojalá se pudiera hacer con todos los niños. Besos.

MARISOL: Habiendo tenido la increíble suerte de criar a mi hijo, se me parte el alma pensando en tener que dejarlos en guarderías desde tan chiquitines. De verdad, me parece casi inhumano... pero es casi un requisito de la sociedad que hemos creado. Triste pero cierto. Besos.

GWYNETTE: La verdad es que también es verdad que cada quien se estresa un poco si quiere. La chica que trabajaba de secretaria del ayuntamiento antes que yo andaba estresadísima en el curro. le parecía qeu todo estaba manga por hombro y quería enderezarlo a toda costa, lo que implicaba luchar a brazo partido con el jefe. Yo me dedico a hacer mi trabajo y punto. No voy a perder el sueño por ello, la verdad. Un besazo, hermosa.

PASEANDO POR TU NUBE: Gracias, guapa, que ternura me ha entrado leyendo tu comentario. Supongo que sí, en parte necesitaba tiempo. Me gusta eso de trabajar "de oyente", jejejejeje... ni me puedo imaginar la de cosas que oiré... sólo espero que no se pasen mucho conmigo, que me espero diversas reacciones negativas de alguna gente por el hecho de que soy blanca. pero oye, el anuncio estuvo ahí dos semanas y fui la única qeu se presentó. Luego que no me vengan con cuentos ni leches. En fin... Besos, guapísima.

CARIÑO: Un placer tenerte por aquí. Biquiños.

La Maga dijo...

Pues mucho ánimo para los cambios, ya sabes, renovarse o morir. Seguro que con esta nueva etapa salís ganando todos. Tu niño porque va a tener la oportunidad de jugar con otros niños y aprender a compartir y tú porque vas a aprender cosas nuevas.

Recientemente he visto una entrevista que se le hizo a tu hermana en una revista de distribución gratuita de terapias alternativas. Hablaba de su profesión y es igual de bella que tú.

Besos.

neus1973 dijo...

A mí, los cambios siempre me dan miedo, la verdad.... aunque si no se moja uno, nunca cruza el río...
Debe de ser duro estar en un sitio tan diferente, pero seguro que a tu hijito le irá de maravilla, con lo del bilingüismo.....es un lujo hoy en día....
El mío hizo un añito este pasado viernes (Véase mi blog...)... están para comérselos, la verdad.
Y por lo de currar, yo solamente voy por las mañanas a nuestra empresa a trabajar, desde que nació nuestro hijo....y de momento quiero que siga así.... para disfrutar de él al máximo.... pero ahora nos hemos embarado en otrra empresa (Valencia capital), y más faena..... somo un poco masoquistas, creo yo....
Saludos.
hoy llueve todo el día en la ciudad.
Día feo.
Frío.

Ñoco Le Bolo dijo...

Estupendo
Poco a poco regresas a este mundo poco virtual y somo muchos los que nos alegramos.
Ahora. Adelante!!!

Biquiños
________
________

batzk dijo...

Que gusto que hayas vuelto =)
Tus historias nos inspiran, nos dan animo para seguir con la rutina y porque no, tambien con los cambios que la vida nos da.
Saludos.

Carles dijo...

Tienes que escribir un libro!!

de verdad, me encanta como describes tu vida en un "paraiso" tan lejano y diferente, aprendemos, aprendemos mucho sobre la vida leyendote.

Y por supuesto, me dejarás diseñar la portada del libro a mi??

gracias, por tus comentarios en mis fotos.

besos

peke dijo...

Xa nos contarás con detalle en que consiste o teu novo traballo. Porque o de antes tamén era un bo traballo. A ver se o teu fillo se acostuma ben na gardería.

Evamar dijo...

Hola meiga, que alegría de que vuelvas a estar con nosotr@s. Felicidades por tu nuevo trabajo (o chollo) y por los cambios que tienes previstos en tu vida.

Besos!

Sibyla dijo...

Hola guapísima!!!
Seguro que tendrás el cutis terso, terso con esos 34º bajo cero. Y yo me quejo del frío por tener 0º!
Los cambios siempre son necesarios, yo que nací en una ciudad, cuando estuve viviendo un tiempo en un pueblo por razones laborales, y luego volví a la urbe, me parecía la vida más fascinante y maravillosa.

Está bien que hayas comenzado un trabajo nuevo, por lo menos desconrctas de la "marujada" y ocupas la mente en otras cosas, mientras tu peque va creciendo emocionalmente al tratar con otros niños en la guardería.

Me alegra saber nuevamente de tí.
Te dejo un abrazo fuerte, fuerte para que entres en calor:)

Meiga en Alaska dijo...

LA MAGA: Me comentó una amiga también sobre la entrevista de mi hermana. me encantaría verla, pero supongo qeu tendré que esperar a ir para allá, que seguramente se habrá guardado una copia. Gracias por los piropos. Mi hermana es, sin duda, la más bella. Un beso.

NEUS1973: A mí también me dan miedo los cambios, no creas. Pero sólo la anticipación de los mismos, o lo qeu es lo mismo, mis comeduras de olla acerca de ellos. Una vez que el cambio tiene lugar, suele ocurrir qeu me encanta qeu hayan ocurrido. Suerte con tus nuevas empresas. Besos.

ÑOQUIÑO: Poco a poco... espero poder volver a la regularidad, pero me cuesta, no creas. Un biquiño, guapo.

BATZK: Gracias por tus palabras tan lindas. Me alegra verte por aquí. Un beso.

CARLES: No eres el primero que lo sugiere y te agradezco tus palabras un montón. Pues mira, si algún día decido escribir un libro, te avisaré sin duda para lo de la portada. Estaría genial colaborar con un fotógrafo de tu calibre. Un besazo.

PEKE: ya lo cuento un poco más arriba, pero es basicamente secretaria del ayuntamiento. O sea, trapalladas administrativas, que nunca he hecho más que a pequeñísima escala, pero que me divierte hacer. Bicos.

EVAMAR: Jeje, sí la verdad es que este trabajo es un poco chollo. Sólo espero que le renueven el contrato a mi jefe esta semana próxima porque si no hay una gran posibilidad de que termine dejando el curro por problemas de racismo (racismo en este caso hacia mí por ser blanca)... pero ya se verá. Cruzo los dedos... Besotes.

SIBYLA: Terso, terso... en fin, más bien diría tenso o tieso. Que no veas como se te pone la cara con estos fríos. Se agradece el cálido abrazo en este frío polar. Millones de besos.

Madame Vaudeville dijo...

Todo cambio llega a nosotros para mejorar; hay que pensarlo así. Le dejo ánimo y un abrazo energético enorme.
Y viva también la naturaleza gallega! Hala!
MUA!

Miss Julie dijo...

Eres el único enlace de mi blog que no es de, por y para guionistas (como bien sabes), me descubriste tú hace bien poco y no sólo he leido tu blog de arriba a abajo (o viceversa, que no sé muy bien cómo definir este tipo de orden)sino que se lo he mostrado a otras personas del mundo guionístico y en todos se produce esta ¿extraña? sensación de estar leyendo a "uno de los nuestros". No es necesario que escribas un libro. Recoge las entradas, ilústrala con fotos y mándalo a una editorial. Estoy convencida de que te lo publicarán.
Me alegro de volver a leerte, es muy buena señal respecto a tí y un regalo para los visitantes.

Coincido contigo en el subidón de los cambios. Tal vez por eso me dedico a esta profesión de locos. Un abrazo, querida.

A lareira de Santiso dijo...

Todos os que pasamos por aquí estamos de enhoraboa por volver ter os teus textos; aínda que algúns -coma min- non te coñezamos de nada, lerte é coma viaxar a sitios e a sensacións que nos quedan lonxe.
Que vaian ben os cambios