viernes, enero 25

Sin luz




"Antes de que anochezca"
Castro de Baroña, A Coruña
Diciembre 2007


Hay días donde el optimismo, la fuerza, la alegría, y las ganas de estar en Alaska se evaporan. Igualico igualico que el agua de la bandeja que tengo siempre encima de la estufa de leña para intentar darle un poco de humedad relativa al hogar.

Esos días suelen ser también aquellos en los que siempre tengo frío, en los que me cuesta más cuidarme, en los que me da una pereza terrible hacer yoga aunque me sienta de vicio y soy plenamente consciente de ello... en fin, en los que en que las cosas parecen no tener mucho sentido. En esos días, las única actividades con un objetivo claro son aquellas que están relacionadas con la limpieza, la cocina y la maternidad. Y llegados a este punto, una se va tornando gris, oscura, y sin luz.

Evidentemente no ayuda el resfriado que arrastro desde hace un par de semanas y que no me ha dejado salir a la calle desde que he llegado por miedo a volver a coger una neumonía. Tampoco ayuda el no haber comenzado aún a dar mis clases de yoga, ni a juntarme con las chicas a hacer nada, ni a dar vueltas a sacar fotos... Y mucho menos ayuda esa extraña fuerza centrípeta que parece querer arrastrarnos de repente y sin venir a cuento hacia viejas y aburridas dinámicas de vida parejil.

Así que he optado por plantarme delante del fuego y sacar mi esterilla de yoga para hacer una mezcla de automasaje y yoga durante media hora larga. Y como también ha salido el sol, cuando se despierte el enanino y regrese David de trabajar cogeré la cámara y nos iremos a dar un paseo hasta el río.

Porque después de tres días de oscuridad grisácea, es que me aburro a mi misma.

13 comentarios:

Belén dijo...

Aunque te de pereza, por dios... cuídate que solo tu lo puedes hacer...

Besicos

Sibyla dijo...

Hola, te he descubierto a través de otro blog.
Aunque yo por circunstancias, vivo en el Sur de España, mi familia es toda de Galicia, y doy fe y testimonio como dices, que el espíritu emigrante de los gallegos, es uno de los más grandesque existen. Ellos en su época lo hicieron a Cuba y Argentina.
Me gusta tu blog y fotografías, debe ser un gran desafío vivir en Alaska, pero al estar con tus seres queridos más próximos(David y el enano), las cosas se verán distintas, y hasta cierto punto como una experiencia.

Cuídate mucho por lo de la neumonía.

Bicos para los tres!:)

Fini dijo...

Fantástica foto

Arcángel Mirón dijo...

El clima externo es capaz de modificar el clima interno, no?

Te mando un abrazo.

Patricia Cruzat Rojas dijo...

Hola, la casualidad me trajo aquí y me quedé...Alaska!!!!
El frío te ronda y a pesar de eso tu calidez al escribir y expresarte acoje.
Es otro mundo y el mismo, seguiré leyendote un rato más, me entretengo.
un abrazo
Paty

camileando dijo...

Opino que no hay que ser tan exigente con una misma. Si estas saliendo de un resfrio, probablemente estes tambien un poco cansada del viaje, y más encima tu cuerpo se debe acostumbrar al frío (¡viniendo desde Egipto!), y todo rodeada de penunbra. ¡A no hacer nada! ¿Que importa no hacer yoga unos dias? Soy de la opinión de permitirse a una misma la holgazanería, y el descanso.
Saludos de una holgazana...

RAÚL dijo...

bueno, creo que hay un "doctor en alaska" buenísimo, no? :P
cuídate mucho de todas formas eh!! saluddd!

irene dijo...

dias moñas......y q seriamos nosotras sin nuestros dias moñas, pesados, melancolicos y oscuros??? ya bien lo sabes tu mi cosita q mas decirte???
unA BUENA SESION DE YOGA SOLO POR EL HECHO DE SENTARSE A ESTAR CON UNA MISMA CON EL PROPOSITO DE UNIR TODOS NUESTROS PLANOS YA NOS GRATIFICA EL ESPIRITU y la oscuridad se torna en colores claros y nos sentimos mucho mejor...
imagino q estas en periodo de digestion despues de el torbellino de vivencias q has tenido paseandote por el mundo...
ya tu sabes q son momentos fundamentales para crecer..q parecen pesados y pastosos y al final al dia siguiente al levantarte notas una especial lucidez y asi como una ligereza....cuatro peos bien tiraos y la digestion se hizo...preparadas para volver a comer de nuevo...aunque hoy quizas prefiera unas livianas verduras al vapor y unos ratos de intimidad conmigo misma...
te quiero amor y te comprendo perfectisimamente..

Veca dijo...

Nunca he hecho yoga, pero debe de ser realmente relajante. Me apunto a lo del masaje, pero nada de automasajes, que me lo dén otros mejor :D

ana p. dijo...

ANIMO MI NIÑA, después de la oscuridad siempre llega la luz. Para mientras no amanece, calorcito externo e interno, recogerse a ver eso que solo vemos cuando esta oscuro, porque en la oscuridad tambien se ven muchas cosas. Las prisas no llevan a ningun lado, tras la noche llega el dia y así es el ritmo. Respeta el tuyo y date espacio.
Te mando todo mi amor y una velita en forma de beso para que te alumbre un poco.
Te quiero

Ruben Raffa dijo...

Mujer que de españa a alaska has viajado, que conoces las cara de personas en varias partes del mundo, que haz conocido varias formas de comer y reir, que eres feliz y lo cuentas, que tus fotos hablan por vos, curate pronto que todos los que leemos tus mensajes estamos pendientes de tí.

Beso

Isabel dijo...

He leído lo que llevas escrito del tirón, me encanta cómo lo cuentas y todo lo que cuentas.
Disfruto leyéndote porque me haces viajar, de alguna manera y además me estás enseñando muchísimo sobre la manera de ser y pensar en otras partes del mundo. Me temo que voy a tener que pasar mucho tiempo visitando tu “cabaña” porque me encuentro muy a gusto en ella.
No sé, pero siento un agradable calor de hogar...
Te doy las gracias por tus palabras en mi blog y te enlazo en el mío, así podré visitarte a menudo. Tengo que decirte que este verano he conocido tu tierra y creo que voy a amarla ya para siempre...
Un beso cálido para contrarrestar tanto frío exterior, amiga.
Volveré encantada.

Amor dijo...

desde aquí se ve fascinante, pero entiendo que sea duro

:)

amor